Nuestra historia comienza con un grafitero apodado DS aportando su particular visión de Hello Kitty. Apenas ocho horas después, otra persona (probablemente muy enfadada o muy harta de Hello Kitty) borró la obra. La casualidad quiso que el artista pasara por allí en aquel momento. Ni corto ni perezoso, DS fotografió al censor y lo convirtió en su próxima obra de arte exactamente en el mismo lugar.

Advertisement

No falta quien considera los grafitis como simple vandalismo, aunque nosotros preferimos establecer una línea clara entre los artistas urbanos que trabajan sus obras, y los que tan sólo parecen ser capaces de marcar de forma compulsiva cada pared que encuentran con su firma.

Vandalismo o no, la reacci√≥n de DS es ingeniosa, y su n√©mesis podr√≠a dar lugar a un nuevo meme que ya tiene nombre: Removal Man. Por cierto, la nueva obra todav√≠a no ha sido borrada. ¬ŅTiene Removal Man su corazoncito? [Daily Mail via CNN]