Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Un empleado descubre un fallo de seguridad que le permite controlar las puertas del campus de Google

Foto: Getty

Un ingeniero de Google descubrió una vulnerabilidad en el sistema que controla el acceso a las puertas del campus de la compañía en Sunnyvale, California, y aprovechó la oportunidad para demostrar que podía pasar por alto cualquier cerradura controlada por tarjetas RFID de sus instalaciones.

Según Forbes, David Tomaschik descubrió que los dispositivos de la empresa Software House conectados a la red de Google usaban una clave de cifrado fija e insegura y lanzó un ataque para probar las consecuencias:

El verano pasado, cuando Tomaschik miró los mensajes cifrados que los dispositivos de Software House (llamados iStar Ultra e IP-ACM) enviaban a través de la red de Google, descubrió que no eran aleatorios; los mensajes cifrados siempre deben parecer aleatorios para ofrecer una protección correcta. Estaba intrigado y al indagar en profundidad descubrió que todos los dispositivos de Software House utilizaban una clave de cifrado fija. Esto significaba que podía replicar la clave y forjar comandos, como los que desbloquean la puerta. O simplemente podía reproducir comandos de desbloqueo legítimos, consiguiendo el mismo efecto.

Advertisement

Tomaschik también usó el conocimiento de la vulnerabilidad para impedir el acceso de otros empleados de Google a partes del edificio. Lo peor de todo es que podía hacer todo esto sin dejar rastro:

Tomaschik también descubrió que podía hacer todo esto sin dejar ningún registro de sus acciones y podía evitar que empleados legítimos de Google abrieran puertas. “Una vez que hallé el problema, se convirtió en una prioridad. Era bastante grave”, dijo a Forbes. Google se movió rápidamente para evitar ataques en sus oficinas, según Tomaschik.

Google dijo a Forbes que no tenía pruebas de que un hacker malicioso hubiera explotado la vulnerabilidad antes de que fuera descubierta por Tomaschik. El diseño de los dispositivos de Software House se ha actualizado para aumentar su seguridad, aunque los dispositivos originales no pueden actualizarse de ninguna forma, salvo reemplazando el hardware, debido a restricciones de memoria.

Es fácil ver por qué este es un problema particularmente grave, no solo por la seguridad del personal de Google. Alphabet, su propietaria, es una de las pocas compañías de tecnología que valen cerca de un billón de dólares; por lo tanto, sus instalaciones no son exactamente el lugar donde te gustaría tener a alguien husmeando libremente. Como señaló Forbes, a Tomaschik le preocupa que solo haya unos pocos fabricantes de sistemas de seguridad con tarjetas de clave RFID, lo que significa que la vulnerabilidad de Software House probablemente esté presente en un porcentaje alarmante de los ya instalados en todo el mundo.

Advertisement

[Forbes]

Share This Story