Lo que veis en esta imagen es un jardín, y no es un jardín cualquiera, es uno capaz de aprovechar el CO2 que emiten los vehículos que pasan justo debajo para producir biomasa. La historia de esta peculiar zona verde empezó con un concurso de jardines en la ciudad suiza de Ginebra y una localización muy incómoda.

Como cada a√Īo, Ginebra celebra un concurso de jardiner√≠a titulado Villes et Champs. El festival elige 13 localizaciones de la ciudad para que los concursantes las conviertan en nuevos jardines. El objetivo del concurso es precisamente la integraci√≥n de la naturaleza en espacios urbanos complicados. Y tanto. Al estudio de dise√Īo The Cloud Collective le toc√≥ uno de los m√°s antiest√©ticos: un viaducto sobre una autopista.

En lugar de intentar decorar el puente con plantas tradicionales, The Cloud Collective decidi√≥ integrar una propuesta vegetal un tanto diferente. Los tubos transparentes que cuelgan del puente son un biorreactor que transporta agua dulce con algas. Las algas solo necesitan luz solar y CO2 para desarrollarse. Esto √ļltimo lo obtienen precisamente del que emiten los coches que pasan por debajo y por el propio puente.

La energ√≠a solar tambi√©n puede alimentar los motores y filtros necesarios para mantener el sistema de tubos limpio y funcionando. Por √ļltimo, las algas utilizadas son perfectas para generar combustible a partir de biomasa, o para ser cosechadas y utilizadas en la elaboraci√≥n de alimentos, cosm√©ticos y hasta medicinas. La √ļnica pega es tener que acostumbrarnos a ver tuber√≠as con un fluido viscoso verde atravesando la ciudad. Por lo dem√°s, la idea es genial. [v√≠a The Cloud Collective]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)