La sede central de Telefónica en el Distro T de Madrid. Foto: M.Peinado / Flickr

Si eres cliente de Telef√≥nica, no notar√°s nada, pero toda la compa√Ī√≠a se encuentra ahora mismo en estado de m√°xima alerta. Los ordenadores de la red interna han colapsado, y desde megafon√≠a han pedido apagar todos los terminales. La culpa de todo la tiene un ataque inform√°tico.

Aunque por el momento no existen declaraciones oficiales, diversas fuentes internas de la compa√Ī√≠a consultadas por Gizmodo han confirmado que se trata de un ataque externo contra la red corporativa de la compa√Ī√≠a.

Advertisement

Los problemas han comenzado esta ma√Īana, cuando t√©cnicos de Telef√≥nica han detectado un virus que se estaba transmitiendo r√°pidamente por la red corporativa. Al parecer, se trata de un ataque tipo ransomware en el que malware a√ļn sin determinar ha comenzado a cifrar discos duros de la red interna y a solicitar rescate a los usuarios en Bitcoins.

El ataque ha obligado al personal a apagar todos los equipos informáticos que estuvieran conectados a Internet. También se les ha ordenado que no usen el correo electrónico corporativo ni se lleven a casa los equipos.

Advertisement

Al parecer, el hackeo tambi√©n ha afectado a las sedes de la compa√Ī√≠a en otras ciudades espa√Īolas. En un principio se barajaba la posibilidad de que el ataque hubiera afectado tambi√©n a Vodafone, a Iberdrola y al Banco BBVA, pero los responsables de las compa√Ī√≠as est√°n desmintiendo ese extremo.

Advertisement

Desde Telef√≥nica tan solo hablan de un problema t√©cnico interno que afecta a 40 equipos, pero distintas fuentes consultadas por El Mundo confirman que se trata de un ataque externo a la compa√Ī√≠a y originado en china. El ataque se basa en Ransomware y su pantalla pidiendo rescate se ha podido ver en diversos equipos de las oficinas del Distrito T y Gran V√≠a. Seg√ļn la misma fuente, la sede de Madrid de Gas Natural podr√≠a haber apagado los ordenadores de todos sus empleados despu√©s de que apareciese el mensaje que exige el rescate en bitcoins, pero este extremo a√ļn no ha podido ser confirmado.