Debería haber sido una historia simple, de las que te hacen sentirte bien. Un indigente usó sus últimos $20 para ayudar a una mujer varada con su coche y ella le devolvió el favor iniciando una campaña de GoFundMe que recaudó $400.000 para ayudar al hombre. Ahora un juez ha ordenado que todos los fondos sean entregados al equipo legal del hombre después de la pareja se negara a hacerlo.

El caso se ha convertido en un “él hizo esto” contra “ella hizo lo otro”. Kate McClure se quedó sin combustible en una autopista interestatal de Nueva Jersey cuando Johnny Bobbitt Jr. se dio cuenta de su situación y decidió ayudarla. Le dijo que se quedara en el automóvil y cerrara con llave las puertas y después volvió con el combustible. McClure se conmovió cuando se dio cuenta de que él había gastado sus últimos $20 en ella y rastreó a Bobbitt más tarde para pagarle. También comenzó una campaña GoFundMe con el objetivo de recaudar $10.000 para Bobbitt. La campaña se volvió viral, McClure apareció en los principales programas de televisión con su novio, Mark D’Amico, y finalmente recaudaron $402.706.

Advertisement

Meses más tarde, Bobbitt presentó una orden judicial contra D’Amico y McClure alegando que la pareja había usado indebidamente los fondos y no estaba dispuesta a presentar los registros financieros del dinero. De acuerdo con WPVI y KYW, el abogado de la pareja dijo que ya le habían dado a Bobbitt alrededor de $200.000 de los fondos. El abogado de Bobbitt dijo que la cifra en realidad está más cerca de los $75.000, y eso incluye el coste de una caravana que entregaron a Bobbitt para vivir y otros artículos que supuestamente le compraron.

El jueves, un juez del condado de Burlington ordenó a D’Amico y McClure entregar los fondos restantes al asesor legal de Bobbitt para retenerlos en una cuenta de depósito de garantía mientras continúan los procedimientos judiciales. Según NBC Filadelfia, a la pareja también deberá proporcionar al tribunal un informe completo de cómo han gastado los fondos.

El decepcionante giro de esta historia se hizo público tras un reportaje del periódico The Inquirer de Filadelfia que ofrecía versiones de la pareja y de Bobbitt sobre qué ha pasado exactamente con el dinero en los últimos 10 meses. D’Amico afirmó que Bobbitt tiene un problema con las drogas y que no se le podía confiar el dinero. “Dándole todo ese dinero, nunca va a [encontrar trabajo]. Lo voy a quemar delante de sus narices”, dijo a The Inquirer.

Advertisement

Bobbitt admitió en su presentación judicial que tiene un problema de abuso de sustancias y que gasta $15 por día para comprar opiáceos o Suboxone, un medicamento recetado que se usa para tratar la adicción a los opiáceos. Bobbitt acusa a la pareja de fraude y conspiración por apropiarse del dinero para su propio uso personal. Según el documento, D’Amico y McClure “conspiraron para utilizar el dinero de [Bobbitt] para disfrutar de un estilo de vida que no podían pagar. Los demandados admitieron mezclar los fondos recaudados para [Bobbitt] en sus propias cuentas personales y denegaron [a Bobbitt] el acceso a la cuenta”.

Bobbitt dijo a The Inquirer que cree que D’Amico tiene un problema con los juegos de azar y que gastó dinero en un nuevo BMW y en unas recientes vacaciones en California, Florida y Las Vegas. D’Amico niega cualquier fechoría y dice que pidió prestados $500 a Bobbitt una noche cuando se dio cuenta de que no tenía su tarjeta Sugar House Casino encima, y luego le devolvió el dinero con sus ganancias.

Hay otras acusaciones contradictorias, muchas más de las que debería. D’Amico dijo que la cantidad total de dinero era de alrededor de $350.000 tras las tarifas de GoFundMe. En la última semana, ha declarado alternativamente que le quedan $150.000 y $200.000 de ese dinero. Los abogados de Bobbitt piden que se entregue todo el dinero y que el tribunal designe un tutor ad litem para ayudar a determinar qué es lo mejor para sus clientes.

Advertisement

Según CNN, el abogado de la pareja, Ernest Badway, dijo al juez el jueves que sus clientes “han dicho que aceptarán un contador forense, han dicho que aceptarán un fiduciario, han dicho que abrirán los libros, ¿qué más pueden hacer?” No está claro por qué debería ser tan difícil dar cuenta de cómo se gastó el dinero, pero los registros deberán entregarse antes del 10 de septiembre. Badway no respondió a una solicitud de comentarios de Gizmodo.

Cuando Gizmodo contactó con él, el abogado de Bobbitt, Christopher Fallon, solo dijo: “El dinero debe entregarse hoy en nuestra cuenta de fideicomiso”.

[NBC 10]