Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Un misterioso tiburón ártico acaba de aparecer en el Caribe

Los científicos dicen que es la primera vez que se ve un tiburón dormilón en las aguas del Caribe occidental

By
We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado Un misterioso tiburón ártico acaba de aparecer en el Caribe
Imagen: Shutterstock (Shutterstock)

Una de las especies más extrañas y longevas de tiburón ha sido vista muy lejos de su hábitat natural. Un grupo de los biólogos marinos afirma haber encontrado por primera vez un tiburón dormilón en las aguas del Caribe occidental, muy cerca de Belice. Este descubrimiento es el último que sugiere que estas enigmáticas criaturas, que habitualmente se ven en el Ártico, pueden ser más comunes en aguas profundas de lo que se creía anteriormente.

El avistamiento tuvo lugar este abril, y fue realizado por investigadores de la Universidad Internacional de Florida. Con la ayuda de pescadores locales, los investigadores habían estado tratando de marcar tiburones tigre en el Arrecife de Glover, un atolón de coral cerca de Belice. Pero se toparon con algo más: un pez grisáceo de ojos pequeños y de aproximadamente 3,3 metros de largo, que salía de las profundas aguas. Cuando la bestia llegó a la superficie, se movía con especial lentitud y era muy diferente a cualquier otro pez con el que el equipo se hubiera cruzado antes.

“Sabía que era algo inusual y también lo sabían los pescadores, que nunca habían visto nada parecido en todos sus años de pesca”, dijo Devanshi Kasana, doctorando del laboratorio de Ecología y Conservación de Depredadores de la Universidad Internacional de Florida, en un comunicado.

Advertisement
Imagen para el artículo titulado Un misterioso tiburón ártico acaba de aparecer en el Caribe
Imagen: Devanshi Kasana

Debido a que se avecinaba una tormenta y que no querían poner en peligro a la criatura, el grupo de biólogos soltó rápidamente al tiburón, aunque no sin antes documentar el encuentro. Tras consultar con otros expertos, pronto supusieron que se habían encontrado brevemente con un tiburón dormilón. Sus hallazgos fueron publicados este mes en Marine Biology.

Advertisement

Los tiburones dormilones reciben su nombre por sus lentos movimientos. Incluso en su entorno habitual de aguas profundas, nadan lentamente y gastan poca energía en cazar o buscar comida, a menudo atrapando a sus presas mientras duermen. Quizás el tiburón dormilón más conocido, el tiburón de Groenlandia (Somniosus microcephalus), también puede ser uno de los animales más longevos del mundo, llegando a poder vivir hasta 400 años. Aunque, en teoría, estos tiburones podrían zamparse a algún humano, su entorno natural está muy lejos de donde habitamos nosotros y nunca se ha reportado ningún ataque. Sus cuerpos también suelen ser tóxicos para los humanos, debido a cómo han adaptado su cuerpo para sobrevivir en las profundidades del océano. Teniendo en cuenta el gran tamaño del tiburón, los investigadores creen que capturaron un tiburón de Groenlandia o incluso a un descendiente híbrido entre un tiburón de Groenlandia y una especie similar llamada tiburón dormilón del Pacífico (Somniosus pacificus).

Aunque se cree que estos tiburones normalmente pasan la mayor parte de su tiempo en las heladas aguas del Ártico, algunas poblaciones parecen migrar y ha habido avistamientos ocasionales en los trópicos en los últimos años, incluso en el Caribe. Sin embargo, este último avistamiento es diferente, ya que el equipo estaba mucho más cerca de la costa que otros equipos que se habían topado antes con este tipo de tiburones. Pero debido a que el arrecife tiene aguas que llegan hasta los 3000m, puede ser que la temperatura del agua fuese lo suficientemente fría como para que estos tiburones vivan cómodamente. Dado que sabemos muy poco sobre estos tiburones, podrían estar mucho más extendidos por el globo de lo que hemos conseguido documentar hasta el momento.

Advertisement

El equipo planea continuará estudiando los peces que nadan en las aguas profundas de Belice. Y aunque no esperan necesariamente volver a toparse con un tiburón dormilón, de ahora en adelante llevarán rastreadores que les permitan monitorizar especímenes concretos.