Llevamos tanto tiempo oyendo hablar de nuevas superbater√≠as que nunca llegan, que ya hay una cierta incredulidad colectiva hacia las posibilidades del grafeno, las c√©lulas de hidr√≥geno y dem√°s inventos que prometen m√≥viles que duran semanas sin recargar. Sin embargo, un nuevo descubrimiento nos hace volver a so√Īar con un futuro distinto en el que los dispositivos no solo no llevan bater√≠as, sino que almacenan la energ√≠a en sus propios componentes.

Ese descubrimiento se llama supercapacitador de silicio, y lo ha dise√Īado y construido un grupo de ingenieros de la Universidad Vanderbilt, en Tennessee. Este capacitador promete (una vez m√°s) dispositivos m√≥viles que se cargan en segundos, y cuya autonom√≠a es de varios d√≠as. La diferencia es que para ello no utilizan recipientes que almacenan electricidad mediante reacciones qu√≠micas, sino chips basados en silicio y grafeno.

El supercapacitador de silicio se fabrica con el mismo material que los chips convencionales ,y almacena la electricidad en iones que quedan atrapados en una superficie porosa. Como el silicio reacciona con los electrolitos de la superficie, el equipo de Vanderbilt ha recubierto el material con grafeno. El popular supermaterial permite duplicar la densidad del capacitador, y su capacidad para almacenar energía.

Para recubrir un material de una capa de grafeno a escala nanométrica hay que utilizar una cámara con temperaturas de unos 1.400 grados. El equipo de Vanderbilt lo ha logrado a solo la mitad de esa temperatura.

Advertisement

"Si le preguntas a un experto sobre la posibilidad de construir un capacitador de silicio ,te dir√° que es una locura" Comenta Cary Pint, Profesor de Ingenier√≠a Mec√°nica y l√≠der del proyecto. "Sin embargo, hemos encontrado una manera sencilla de hacerlo" a√Īadi√≥ en una entrevista al servicio de informaci√≥n de Vanderbilt.

Pint y su equipo creen que el método puede utilizarse para crear una nueva generación de chips que almacenan energía en su misma superficie, de manera más efectiva, y sin necesidad de baterías. La buena noticia es que tanto el proceso de fabricación como los materiales son relativamente asequibles. La mala es que, una vez más, tendremos que esperar para ver aplicaciones comerciales. [Universidad de Vanderbilt vía Discovery]

Foto: C√°mara donde se recubre el chip con grafeno. Joe Howell / Vanderbilt