Danny Thompson es un piloto de carreras que, a sus 69 años de edad, acaba de romper el récord mundial del coche más rápido potenciado con pistones en el mundo, superando los 722 Kilómetros por hora en su viejo prototipo de 50 años de antigüedad, llamado Challenger 2.

Advertisement

El récord lo ha conseguido al alcanzar una máxima de 725,9 kilómetros en la quinta milla de su recorrido en el Salar de Bonneville, ubicado en Utah, Estados Unidos. Tras pasar la inspección oficial y técnica, se declaró oficial que había roto el récord mundial, alcanzando una velocidad combinada de 722,2 Kilómetros por hora.

Image: Danny Thompson (vĂ­a Science Alert)

De este modo, Danny Thompson ha superado por fin a su padre, quien hace décadas había impuesto su propio récord de velocidad.

Advertisement

El recorrido se llevĂł a cabo el pasado domingo 12 de agosto:

Y asĂ­ se vio desde la cabina de piloto:

En el año 1960 el piloto de carreras Mickey Thompson rompió el récord de velocidad de un coche a pistones alcanzando 654,36 Kilómetros por hora en el Challenger I, en el mismo Salar de Bonneville. Ahora, casi 60 años más tarde, su hijo ha roto el mismo récord en otro coche fabricado por su padre, hace cinco décadas. [Danny Thompson vía Science Alert]

Advertisement