Hace años, los compradores de un Hummer con olfato para los impuestos se acogieron a un raro supuesto fiscal que les permitía ahorrarse hasta 25.000 dólares al comprar uno de estos masivos todoterrenos. Ese supuesto sigue vigente, y ahora es el nuevo Tesla Model X el que puede acogerse a él.

El supuesto está escondido en la sección 179 de la normativa de Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos (Internal Revenue Service o IRS). Se trata de una ayuda especial para los profesionales que quieran adquirir un nuevo vehículo industrial.

Advertisement

En origen, esta exención estaba pensada para tractores o camiones, pero en su texto se aplica a vehículos de pasajeros de más de 6.000 libras (2.720 kilos). Si nos atenemos a las especificaciones mencionadas por Elon Musk durante la presentación del Model X, el nuevo SUV eléctrico de Tesla pesa un poco más de 6.000 libras, lo que lo hace acreedor de esa deducción especial.

El supuesto está pensado para propietarios de pequeños negocios, pero se puede sumar a un descuento federal de 7.500 dólares que ya existe. Si además le sumamos el incentivo de 2.500 dólares que se aplica en California por la compra de vehículos eléctricos, un pequeño empresario que ande espabilado en temas fiscales puede hacerse con un descuento fiscal de 35.000 dólares. No está nada mal teniendo en cuenta que el Tesla Model X cuesta más de 100.000 según el modelo que elijamos. [vía Los Angeles Times]

Advertisement

Click here to view this kinja-labs.com embed.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook :)