Imagen: HBO

Queda más de un año para el estreno de la última temporada de Juego de tronos, pero ya empiezan a aparecer los primeros spoilers. Y en este caso no hablamos de un spoiler menor, sino de un acontecimiento que podría definir el destino de una de las localizaciones más importantes de la serie.

Advertisement

No sigas leyendo si eres fan de la casa Stark...

¿Te has ido ya?

Bien.

Esta semana han aparecido nuevas imágenes del rodaje de Juego de tronos en Irlanda del Norte, donde se graban —entre otras— las escenas de Invernalia. Los productores de la serie llevaban semanas construyendo un nuevo set de la fortaleza de los Stark cuando, de repente, le prendieron fuego. No unas llamitas por aquí y por allá: un incendio que lo abarca todo y que fácilmente podría reducir el castillo ficticio a cenizas.

Qué significa esto. Es demasiado pronto para dar nada por hecho, pero podemos decir que Invernalia está en llamas. Según los norirlandeses, todo el set se iluminó de amarillo con una mezcla de humo, fuego real y un ingenioso juego de luces. Amarillo en el rodaje... ¿azul en la pantalla?

Advertisement

Es solo una teoría, pero si Invernalia cae, lo más probable es que caiga a manos de los Caminantes Blancos. El Rey de la Noche ya ha derretido el Muro a lomos de Viserion, y es lógico pensar que su próximo destino sea Invernalia. Aunque las llamas tengan un aspecto natural durante el rodaje, el color podría cambiarse al azul-Viserion en posproducción, como ya se hizo en las temporadas 2 y 6 con el fuego valyrio de los Lannister.

Imagen: Steve McAuley / Facebook

Tampoco podemos descartar que la propia Cersei haya llegado al norte antes que el Rey de la Noche, o que Daenerys y sus dos dragones estén detrás de la destrucción de Invernalia (por alguna razón). Lo único que podemos decir con seguridad es que el bastión de los Stark lo tendrá muy crudo para seguir adelante en algún momento de la octava temporada.

Advertisement

[Watchers on the Wall]