Seg√ļn un estudio citado por KLM, las personas que se sientan en medio del avi√≥n tienen una tasa de mortalidad m√°s alta cuando vuelan.
Foto: Toa Heftiba (Unsplash)

Hoy en día, a todas las marcas les gusta hablar con sus clientes en las redes sociales. Aunque es cierto que es una buena oportunidad para interactuar, algunas veces crea unos problemas desafortunados. Eso es justo lo que le ha pasado a la aerolínea KLM, que al parecer pensó que era buena idea tuitear la tasa de mortalidad de los asientos de los aviones.

El mi√©rcoles, la cuenta de KLM India tuite√≥ que seg√ļn un an√°lisis de 2015 por la revista TIME, la tasa de mortalidad en caso de un accidente es m√°s alta para las personas que se sientan en los asientos en medio del avi√≥n. El tuit tambi√©n afirmaba que las personas que se sientan atr√°s del avi√≥n son los pasajeros con m√°s posibilidades de sobrevivir durante un accidente, seguidos por los pasajeros en los asientos enfrente del avi√≥n.

Si no fuera poco, el tuit incluy√≥ un gr√°fico con la siguiente frase: ‚Äú¬°Los asientos en la parte trasera del avi√≥n son los m√°s seguros!‚ÄĚ

Advertisement

El desafortunado tuit de KLM India.
Foto: RuddWedding (Twitter)

El tuit desapareció de la cuenta, que tiene poco más de 3.300 seguidores, el mismo día que fue publicado, lo cual indica que no fue bien recibido. Poco después, la cuenta publicó una disculpa.

We would like to sincerely apologise for a recent update. The post was based on a publically available aviation fact, and isn’t a @KLM opinion. It was never our intention to hurt anyone’s sentiments. The post has since been deleted.

‚ÄĒ KLM India (@KLMIndia) July 17, 2019

‚ÄúNos gustar√≠a pedir sinceras disculpas por una actualizaci√≥n reciente. La publicaci√≥n se basaba en informaci√≥n p√ļblica, y no es la opini√≥n de KLM. Nunca ha sido nuestra intenci√≥n da√Īar los sentimientos de nadie. El tuit ha sido eliminado‚ÄĚ.

Advertisement

La cuenta principal de la aerolínea, @KLM, publicó que estaría revisando su protocolo de Twitter tras el incidente.

[Washington Post]