Sony sorprendió esta semana con unas curiosas declaraciones sobre el éxito en ventas de la PlayStation 4: no saben muy bien quién la está comprando ni el motivo exacto. ¿Precio? ¿Juegos? ¿Antiguos usuarios de PS3, Xbox o Wii? ¿Una combinación de todo eso? Nuevos datos de Nielsen dan una pista: el 31% de los compradores de una PS4 en EE.UU. tenían antes una Xbox o una Wii. ¿La clave del cambio? El precio.

Los datos los ha facilitado Nielsen a Re/code y aunque no son concluyentes, sí explican parte de esas 10 millones de PS4 vendidas hasta ahora.

Un 31% de los compradores de PS4 en EE.UU. no tenían antes una PS3, sino una Xbox o una Wii. Es decir, la fidelidad a una marca de consola parece que no es tan elevada cuando hay 100 euros/dólares de diferencia, que es la cantidad que separó a ambos equipos durante los primeros meses de lanzamiento. En esos primeros meses la diferencia de juegos era mínima, la clave era el precio. Eso parece haber decantado la balanza.

De todas formas, los datos son solo eso, una pista. Primero porque pertenecen solo a EE.UU., el comportamiento en otros países puede ser diferente, aunque todo que indica que hay un mismo patrón. Segundo, en los datos no se incluyen excepciones como gente que vendió su PS3 para comprar una PS4. Como apuntan en Re/Code, si alguien hizo eso aparecería en el estudio como no clientes previos de Sony.

Advertisement

En cualquier caso, dado que el resto de variables entre PS4 y Xbox One (rendimiento, especificaciones, juegos...) estaban más o menos a la par en el lanzamiento y meses posteriores, parece que la clave ganadora no estaba en la fidelidad a la marca, sino en el precio. Las consolas no son como los smartphones, no las sacamos a pasear. La marca es importante, pero no lo más importante. Como ocurre con la mayoría de productos, si todo lo demás está equilibrado, el precio al final siempre tiene la última palabra. [vía Re/Code]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)