Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Impresión artística del magnetar en el cúmulo estelar Westerlund 1
Impresión artística del magnetar en el cúmulo estelar Westerlund 1
Imagen: ESO/L. Calçada (CC BY 4.0)

XTE J1810–197 es una rareza. Los astrónomos descubrieron este magnetar en 2004 gracias a sus potentes señales de radio. Cuatro años más tarde, la diminuta estrella dejó de emitir y ha permanecido en silencio diez años. Ahora ha vuelto a emitir más fuerte y regularmente que nunca.

Advertisement

Los magnetar son un grupo particularmente raro de estrellas. Se trata de diminutas estrellas de neutrones (apenas tienen un diámetro de kilómetros) que nacen como el remanente de una supernova y se alimentan de un campo magnético extraordinariamente fuerte (millones de veces más potente que el de una estrella de neutrones convencional).

Pese a su tamaño, los magnetar son increíblemente densos. Ejemplares como SGR 1806-20, en la Vía Láctea, arrojan una densidad de unos 10 billones de kg/m3. Los magnetar o magnetoestrellas son el segundo tipo de objeto más denso conocido por el ser humano solo por detrás de los agujeros negros.

Advertisement

Los magnetar también son conocidos por expulsar increíbles cantidades de energía en forma de pulsos de rayos X y rayos Gamma. XTE J1810–197 tiene la particularidad de ser uno de los cuatro magnetar que conocemos que además emite masivas señales de radio. En total solo hemos descubierto 23 de estas extrañas estrellas.

Los astrónomos sospechaban que XTE J1810–197 volvería a reactivarse en algún momento, así que un equipo de investigadores liderado por la astrofísica Lina Levin del centro de astrofísica Jodrell Bank en la Universidad de Manchester siguieron “escuchando” la estrella. En diciembre de 2018, sus esfuerzos se vieron recompensados y la estrella comenzó a emitir señales de radio en una frecuencia de 1,52 GHz. La señal es estable y oscila en unos 20 Hz con cada nuevo pulso. Los astrónomos creen que estas oscilaciones se deben a variaciones en la corteza de la estrella. De momento, se han propuesto seguirla estudiando para tratar de obtener más datos sobre estas rarezas cósmicas. [arXiv vía Phys.org]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter