Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Captura de pantalla: YouTube

Durante un tiempo, una anciana de Compiegne, en el norte de Francia, tenía justo encima de los fuegos donde cocinaba una antigua pintura a la que no le dio mucha importancia. Sin embargo, hace unas semanas comenzó a fijarse en el cuadro y decidió llevarlo a expertos locales. Tenía una obra maestra del Renacimiento.

Tal y como han explicado hace unas horas varios medios del país, se trata de Christ Mocked, una obra maestra renacentista temprana del pintor florentino Cimabue. La pintura, del artista del siglo XIII que enseñó a Giotto, tiene un valor de entre 4 y 6 millones de euros, según los expertos.

Advertisement

La obra colgaba entre su cocina y la sala de estar, directamente encima de una placa de fuegos portátil con la que cocinaba. Se cree que la pintura es parte de un gran díptico que data de 1280 cuando Cimabue, también conocido como Cenni di Pepo, pintó ocho escenas que representan la pasión y la crucifixión de Cristo.

De hecho, otras dos escenas de la obra cuelgan en la Galería Nacional de Londres y la Colección Frick en Nueva York. Curiosamente, la escena en la Galería Nacional también se perdió durante siglos, y se encontró cuando un aristócrata británico estaba limpiando una habitación en Suffolk. La obra se entregó a la galería en 2000.

Al parecer, la anciana de la pintura francesa pensó que era un icono religioso muy antiguo cuando se lo llevó a sus subastadores locales para que lo valoraran.

Y es que el arte del Renacimiento temprano estuvo muy influenciado por el arte bizantino, que todavía se produce en un estilo similar hoy en día sobre un fondo de pintura dorada. Sin embargo, las pruebas con luz infrarroja descubrieron que “no había discusión, la pintura fue hecha bajo la misma mano” que otras obras conocidas de Cimabue.

Advertisement

La obra se subastará en la casa de subastas Acteon en Senlis, al norte de París, el 27 de octubre. [The Guardian]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter