Si hace poco veíamos como un objeto impreso en 3D podía ya integrar sus propios contactos y conexiones electrónicas, ahora es turno para el sonido. Ingenieros de Disney Research han desarrollado una técnica para imprimir objetos en 3D con la funcionalidad de un altavoz.

El sistema es una variante de lo que se conoce com altavoces electrostáticos. La diferencia de potencial eléctrico entre dos polos (en este caso dos capas de material conductor impresas en 3D) es lo que hace vibrar al diafragma. Lo que han hecho en el laboratorio de Disney es separar los componentes del altavoz e imprimirlos en 3D en varias piezas que pueden adoptar cualquier forma. Un patito, por ejemplo, esconde en su interior las dos capas que, al enviarles la correspondiente señal eléctrica mediante cable, funcionan como un altavoz estándar.

Advertisement

El sistema no está pensado para amantes de la alta fidelidad, porque la propia forma, tamaño y materiales de la impresión 3D limitan su acústica. Sin embargo, es una técnica valiosa para integrar automáticamente sistemas de sonido en cualquier juguete interactivo, o en objetos cotidianos, sin necesidad de pasar por la cadena de montaje de electrónica. Además, su sonido es más nítido y potente de lo que suelen ser capaces los pequeños altavoces que se integran, por ejemplo, en juguetes.

Aparte de para transmitir sonido, esta técnica para imprimir altavoces en 3D puede utilizarse para dotar de interactividad al objeto. Ello es posible emitiendo ultrasonidos inapreciables por una persona, pero que pueden ser captados por el micrófono de, por ejemplo, un ordenador o un smartphone. Bajo estas líneas os dejamos un vídeo que explica las funciones de estos nuevos altavoces. [Disney Research]