¿Ves los puntos de la columna girar? Esta ilusión óptica podría ayudar a diagnosticar el autismo

Conseguir llegar a un diagnóstico relacionado con el trastorno del espectro autista puede ser tremendamente difícil, todo un desafío para la medicina. Sin embargo, el simple hecho de notar cómo la forma de unas pupilas se dilatan al mirar una columna de puntos cambiantes podría ser una pista.

El descubrimiento proviene de un equipo de investigadores con sede en la Universidad de Pisa, Italia, que descubrió que una simple ilusión óptica podría usarse para detectar de manera objetiva cómo algunas personas tienden a acercarse a los detalles y perderse una visión más amplia.

Advertisement

El trastorno del espectro autista (ASD en inglés) abarca una variedad de rasgos que pueden variar de leves a graves. Estos generalmente incluyen dificultades en el control motor y el procesamiento de la información sensorial, lo que lleva a comportamientos como la anulación de la sobreestimulación o movimientos repetitivos.

Comunicarse y responder a las señales sociales también puede ser todo un desafío, dando lugar a cualquier cosa, desde dificultades con las habilidades del lenguaje más básico a no hablar. Por tanto, con tantas aristas que marcar y tanta variedad en la forma en que se presentan, es fácil pasar por alto el ASD. Visto así, tener otra herramienta que establezca una distinción clara podría ayudar a los especialistas a realizar un diagnóstico.

El nuevo método utiliza dos capas de puntos en contraste que se mueven en direcciones opuestas dentro de una columna estrecha. Vamos a realizar la prueba. Fíjate en la ilusión y hazte la siguiente pregunta, ¿está girando la columna, o son solo dos hojas de puntos que se deslizan una sobre otra?

Advertisement

No hay que preocuparse si lo ves cambiar de un lado a otro. El cerebro a menudo vacila en sus intentos por establecer el significado de una imagen. La diferencia entre las dos traducciones de la ilusión depende de cómo interpretas las dos capas.

Si los ves como hojas que se mueven separadas, te estás enfocando en un tono y luego en el otro, escogiendo cada uno como detalles distintos de escenas desconectadas: una vista muy detallada. Pero cuando el cerebro se acerca a la imagen más grande y reconoce la ilusión como un único sistema, un tono (muy probablemente blanco) se ve como el frente de un punto que se mueve por la cara de una columna antes de girarse en el borde y aparecer como el otro tono (negro) en la superficie interna.

Advertisement

Algunas personas se concentran más en uno que en el otro. Pero las personas cuyos cerebros reflejan los rasgos más asociados con ASD deberían centrarse más en los detalles, una señal del enlace del procesamiento sensorial que surge del autismo.

Advertisement

Los investigadores mostraron la ilusión a más de 50 adultos que no tenían un diagnóstico de autismo. Si su enfoque estaba en las capas como detalles separados, sus pupilas parpadearían a medida que se ajustaban a los dos tipos de tonos de luz. Luego evaluaron a los voluntarios en busca de rasgos asociados al autismo utilizando un cuestionario.

Si bien el análisis no fue diseñado para diagnosticar a los sujetos, sí les permitió correlacionar sus hallazgos con las medidas utilizadas para predecir ASD. Y sí, aquellos individuos que ocuparon un lugar más alto en la encuesta tendieron a mostrar fluctuaciones en los alumnos que sugerían que se estaban enfocando más en los detalles de la ilusión que en la imagen de una columna giratoria. [eLife vía DiscoverMagazine]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key