Ayer a la noche se dio a conocer el veredicto final del enésimo juicio millonario entre Apple y Samsung. El jurado de California ha determinado que Samsung deberá pagar 119,6 millones de dólares a Apple por vulnerar dos de las cinco patentes en disputa. La cantidad es mucho menor que la multa que recibió la coreana en el anterior juicio (930 millones de dólares), y está muy por debajo de lo que pedían en Cupertino, que ascendía a 2.200 millones.

No solo eso. Después de cuatro días deliberando, el jurado ha optado por un veredicto mixto, y también ha castigado a Apple a pagar 118.400 dólares por una de las patentes que Samsung aseguraba que Apple le había copiado.

La patente que ha resultado más provechosa para Apple es la número 647 (Enlaces rápidos). La otra patente en la que el jurado ha dado la razón a los de Cupertino es la 721 (deslizar para desbloquear), pero solo en algunos terminales como el Samsung Galaxy Nexus. La patente en la que Samsung ha logrado pinchar a Apple ha sido la 449, referente a la organización de fotos y vídeos en carpetas.

Apple ha enviado una carta al jurado agradeciéndoles su labor, y no parece que ninguna de las dos compañías vayan a apelar, de momento, la decisión. Para Apple es una victoria amarga, pero una victoria al fin y al cabo. Para Samsung, la decisión del jurado se ha entendido como una victoria legal de la defensa. Después de años y años de continuas batallas legales, el conflicto entre ambas compañías empieza ya a cansar hasta a los propios jueces. [Cnet]

Foto: Nejron Photo / Shutterstock