Todo lo que es orgánico se puede compostar, y eso incluye a la abuela Jacinta y el tío José. En Estados Unidos, Washington podría convertirse en el primer estado en legalizar el compost humano, de aprobarse un nuevo proyecto de ley que llevará a debate el senador estatal Jamie Pedersen.

“Ciudadanos de todo el estado me escribieron para decirme que están muy entusiasmados con la posibilidad de convertirse en un árbol o de tener una alternativa [al ataúd] para ellos mismos”, dijo Pedersen a NBCnews.

Aunque no sea una idea nueva, “convertir a los muertos en árboles” es ilegal en Estados Unidos. Como el compostaje tradicional, la técnica consiste en acelerar el proceso de descomposición de los restos humanos para utilizarlos como abono natural, creando un suelo rico en nutrientes.

El proceso dura aproximadamente un mes. Se introduce un cadáver sin embalsamar en una cámara de compostaje y se mezcla con otros materiales orgánicos, como madera o paja. La cámara se va llenando de aire de forma controlada para que los microbios aceleren el proceso de decomposición. El resultado es un producto terroso conocido simplemente como compost.

Pedersen ya propuso una ley similar en 2017, pero el proyecto fue rechazado por la preocupación de que el compost de restos humanos propagara patógenos dañinos en el medio ambiente. Para este nuevo proyecto de ley, se tuvo en cuenta el estudio de cinco meses de la investigadora Lynne Carpenter-Boggs, que descompuso seis cuerpos donados a la ciencia de manera que su compostaje fuera seguro.

Advertisement

De aprobarse, la nueva ley entraría en vigor el 1 de mayo de 2020. A partir de ese día, los ciudadanos de Washington podrán elegir entre descansar en un ataúd en el suelo o convertirse en el propio suelo.

[NBCnews vĂ­a Futurism]