James Horner fallecía hace unas horas en un accidente de aviación. Deja tras de sí algunas de las mejores bandas sonoras de la historia y un legado inmenso. Ganador de dos Oscars y dos Globos de Oro, su firma aparece en algunas de las películas más exitosas los últimos 50 años. Estas son sus mejores obras.

Titanic

Su obra maestra, y la que le valió un Oscar. Ha sido versionada, repetida y modificada hasta la saciedad, tocada con flautas en colegios y hogares para terror de los vecinos y encumbrada hasta convertirse en una de las bandas sonoras más famosas y reconocibles de todos los tiempos. Hay varias canciones famosas en la banda sonora, desde el tema principal, la suite, al My Heart Will Go On con Céline Dion y una de mis particulares favoritas aunque no tan conocida, Leaving Port, que suena cuando el Titanic abandona el puerto.

Advertisement

Advertisement

Titanic continúa ostentando el récord de banda sonora más vendida de todos los tiempos.

Braveheart

Braveheart (1995) y Titanic (1997) están separadas por apenas dos años, y la influencia de la primera se nota mucho en la segunda, que tiene sonidos célticos parecidos a los de una gaita, puede apreciarse bien en la suite. Es un recurso que posteriormente haría famoso a Horner. Posiblemente también fue debía su trabajo en Braveheart, como compositor ya consolidado, el que motivó a James Cameron a volver a confiar en él para la Titanic (ya habían trabajado juntos en Aliens 11 años atrás)

Star Trek Wrath of Kahn

En 1982 Horner tenía apenas 28 años. Su carrera había empezado unos años antes con The Lady in Red, que no está entre sus mejores obras pero le ayudó a hacerse un nombre. La película (su slogan es “Ella está hecha de balas, pecado y alcohol de garrafa”) tampoco es una maravilla, en cualquier caso. Un año antes había colaborado con Oliver Stone en The Hand, un auténtico bodrio de pseudoterror que se salva, quizá, precisamente por su banda sonora.

Apollo 13

Annie Lenox puso las voces en dos canciones de la banda sonora de Apollo 13, incluida esta Dark Side of the Moon, que referencia al nombre del famoso disco de Pink Floyd, lanzado y grabado de manera casi coetánea (se llevan 2 años) con la famosa misión.

Avatar

Puede que para muchos Avatar sea sólo una versión de Pocahontas con personajes que parecen pitufos, pero a Horner hay que reconocerle la labor soberbia que realizó con la banda sonora acompañando el 3D, los efectos especiales y los paisajes idílicos del planeta Pandora.

Legends of the Fall

Con Legends of the Fall ocurrieron dos cosas: Brad Pitt comenzó a capturar corazones y hormonas (lo complementaría aquel año también con Entrevista con el vampiro) y James Horner firmó una de las bandas sonoras románticas más impecables de todos los tiempos, que encaja a la perfección con el tono de la película y el género western.

An American Tail

El dulce Fievel cantaba este Somewhere Out There en American Tail, una película de animación que, con sus méritos y pese a estar producida por Spielberg, nunca llegó a ser un éxito rotundo.

Cocoon

Dentro de la extensísima obra de Horner aparecen perlas como Cocoon, no tan similares a lo que el compositor había hecho hasta ese entonces. Compuso tanto para esta como para la secuela, mucho menos conocida, Cocoon: The Return.

Aliens

Aliens le supuso a Horner su décima nominación al Oscar y la que es, probablemente, una de las mejores bandas sonoras de toda la saga Alien.

A Beautiful Mind

Basada en la vida de John Nash, que también falleció este año, A Beautiful Mind (una mente maravillosa) consiguió captar a la perfección la mente brillante pero al mismo tiempo esquizofrénica y agitada de Nash.

Una obra colosal

Horner ha firmado las bandas sonoras de algunas de las películas más famosas de la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI: Casper, The Amazing Spiderman, Troy, Patriot Games, Patriot Games... la lista es inmensa.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)