Poner en órbita un satélite no es una empresa barata precisamente. Desde hace más de una década se están estudiando distintas soluciones para encontrar una alternativa más asequible. La compañía Titan Aerospace cree haber encontrado esa alternativa en estos colosales drones alimentados por energía solar.

La solución tiene múltiples ventajas. Drones como el Solara 50 desarrollado por Titan Aerospace podrían dar la vuelta a la Tierra a altitudes de casi 20.000 metros durante períodos de hasta cinco años sin mantenimiento alguno. Al terminar ese plazo, o en caso de incidencia, estos vehículos no tripulados a los que también se conoce por el nombre de satélites atmosféricos simplemente aterrizarían para volver a subir después de la pertinente revisión.

Con unas alas de 15 metros de envergadura totalmente cubiertas de células solares, estos drones sólo pesan 160 kilos, pero son capaces de cargar con hasta 30 kilos de equipamiento electrónico, más que suficiente para servir de antenas voladoras para multitud de servicios. Se calcula que uno sólo de estos satélites atmosféricos sería capaz de cubrir una zona de 65.000 kilómetros cuadrados y sustituir a cien antenas de telefonía.

Titan Aerospace cree posible comenzar a ofrecer los primeros drones comerciales en un plazo de un año, y a un precio muy inferior de lo que cuesta poner en órbita un satélite. [Titan Aerospace vía IEEE Spectrum]

Así son los drones solares que reemplazarán a los satélitesS