Aunque los astronautas de la Estación Espacial Internacional viven en un espacio muy reducido, continúan realizando algunas de sus actividades más cotidianas como escuchar música, tomar fotografías, interpretar canciones con una gaita escocesa, y comer su tradicional cena de Acción de Gracias.

Pero, ¿cómo pueden tener esta cena en gravedad cero, dentro de una Estación Espacial? Evidentemente los astronautas no pueden rellenar y hornear un pavo entero en la Estación Espacial (cuando puedan, sospecho que comenzarán a haber astronautas pasados de peso), pero sí que reciben, entre sus suministros, algunas porciones de pavo y demás acompañantes precocidos y empacados al vacío.

Advertisement

Quizás no es la forma más agradable a la vista de comer una cena de Acción de Gracias (el platillo en realidad parece una sopa en una bolsa), pero al menos pueden. Hay que ver el vaso medio lleno y no medio vacío cuando estás orbitando a 400 kilómetros de altura sobre el horno más cercano.

Advertisement

El proceso de preparación de esta cena es sencillo. Los astronautas deben:

  • Sacar de su empaque el platillo de pavo
  • Hidratarlo con agua caliente en usando el sistema especial de hidratación de la Estación Espacial Internacional, que recicla todos los líquidos para producir agua. Sí, todos los líquidos
  • Colocarlo en un máquina diseñada para calentar y terminar de preparar el contenido del envase
  • Cortar el plástico del envase, y comer

El canal en YouTube de NASA Johnson nos muestra todo el procedimiento en vídeo. Ni el espacio detiene a estos astronautas de disfrutar su cena de Acción de Gracias. [vía NASA]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)