A inicios de 2016 Bugatti presentó su nueva bestia, el Chiron. Es un superauto que cuenta con más de 1500 caballos de potencia y un motor de 16 cilindros (W16), lo que le permite alcanzar los 420 kilómetros por hora. Para lograrlo, su proceso de construcción es tan minucioso como podrías imaginar.

Bugatti, compañía propiedad del conglomerado Volkswagen, ha publicado una serie de imágenes y datos acerca del proceso de ensamblaje del Chiron en su fábrica. Según la compañía, las instalaciones son tan limpias que “podrías comer caviar desde el piso”.

Advertisement

En general, se necesita ensamblar más de 1.800 partes individuales para dar vida a un Chiron.

La fábrica de Bugatti tiene más de 1.000 metros cuadrados y no utilizan ningún tipo de robots automatizados para ensamblar sus coches. Las instalaciones están divididas en 12 estaciones donde cada grupo trabaja “como si fuera un equipo de la parada en boxes en la Fórmula 1”.

El motor de 16 cilindros pesa unos 620 kilogramos. Para probarlo, Bugatti asegura haber instalado el dinamómetro más potente del mundo, que al poner en marcha el motor produce unos 1200 amperios de electricidad, los cuales son aprovechados para dar energía a la fábrica.

Solamente 20 personas trabajan en el proceso de ensamblaje, además de las otras 32 que están involucradas en la logística y el control de calidad. Una vez listos, cada Chiron es probado en la Autobahn alemana a 250 kilómetros por hora. Se necesitan seis meses de trabajo para fabricar un Chiron. 

Bugatti fabricará apenas 70 unidades del Chiron cada año. Cada una tiene un costo de casi 3 millones de dólares. [vía Jalopnik]

Más fotos del proceso de ensamblaje del Bugatti Chiron:


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.

Advertisement