Se llama Strati y es el primer coche funcional del mundo impreso en 3D. Se presentó oficialmente el pasado septiembre, pero nuevas imágenes muestran ahora en detalle su estructura y materiales. El proceso de impresión lleva 44 horas y el motor eléctrico del vehículo puede alcanzar los 80 km/h.

Tanto la carrocería, como lo asientos y otros componentes del coche se fabrican en una sola pieza utilizando impresión 3D o, técnicamente, el proceso denominado direct digital manufacturing (DDM). La compañía detrás del vehículo se llama Local Motors, tiene sede en Arizona, EE.UU. y básicamente utiliza un enorme robot 3D para crear el "cuerpo" del coche.

Por supuesto, no todo el coche está impreso en 3D. El motor es eléctrico, con autonomía de 200 kilómetros, y es el mismo utilizado por el Renault Twizy. La batería, los cables, la suspensión, las luces... todo eso viene de una serie de proveedores de Local Motors y no se imprime en 3D. Lo demás, sí, se crea casi por arte de magia a base de 212 capas de una especie de plástico reforzado de fibra de carbono. Y en solo 44 horas.

Local Motors ya tiene dos plantas en EE.UU. donde mejorará este modelo, intentando reducir aún más los tiempos de fabricación. El Strati de momento es un prototipo, pero la compañía espera tener un modelo final viable listo para comercial (si la legislación lo permite) en poco tiempo, a un precio que rondaría, según la configuración, entre los 18.000 y 32.000 dólares.

Fotos: Departamento de Energía de EE.UU.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)