Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Cómo cortar un barco enorme y lleno de automóviles con una cadena

115
8
Save

En septiembre de 2019, el carguero de 180 metros MV Golden Ray volcó frente al puerto de Brunswick, en Georgia, debido a un desequilibrio en su cargamento de más de 4.000 automóviles. El barco era irrecuperable así que los expertos en salvamento marítimo han hecho lo único que podían hacer: cortarlo en rodajas...

Advertisement

La primera de esas rodajas se ha cortado con éxito la pasada semana y el proceso es simplemente fascinante. Cortar un barco semihundido es una tarea un poco diferente de la que tendría lugar en un astillero, e implica usar una cadena de acero gigante y mucha fuerza bruta. Lo primero era hacer llegar a la zona el Versabar VB1000, una plataforma flotante con una gigantesca grúa puente capaz de levantar 7.500 toneladas. El Versabar se usa a menudo para reparar plataformas petrolíferas en alta mar cuando reciben daño por huracanes.

En realidad las torres de la grúa podrían levantar 10.000 toneladas, pero 7.500 es el tope que soporta la flotabilidad de las barcazas, dos enormes plataformas impulsadas por varias hélices de 1.000 caballos cada una que se usan para mantener el conjunto estable y que pueda cargar con total precisión.

Bajo la grúa, entre las barcazas, hay una cadena de acero unida a un sistema de poleas motorizadas. Imagina una sierra de arco gigante y tendrás una buena idea de lo que hace esa cadena. Las poleas mueven la cadena atrás y adelante a un ritmo de dos metros por minuto. Parece poco, pero es suficiente para triturar lentamente el metal del casco y abrirse paso por el interior hasta cortar una sección completa. A medida que corta, dos equipos de técnicos van quitando eslabones a la cadena para que esta se mantenga tensa y ejerza presión sobre el objeto a cortar. En este caso un barco de 180 metros.

Advertisement

La compañía de salvamento marítimo  T&T Salvage acaba de completar el primer corte pero aún quedan otros seis hasta completar las ocho secciones de entre 2.700 y 4.100 toneladas en las que está previsto cortar el barco. El proceso no acaba ahí. Mientras la cadena prosigue su trabajo es preciso soldar lo que  St. Simons Sound Incident Response (la organización responsable de la operación, que representa de manera unificada al Departamento de Medio Ambiente de Georgia, a la Guardia Costera y a la organización responsable del rescate en sí) explica que hay que soldar una serie de estructuras a cada sección. Estas estructuras funcionan a modo de asas y permiten a la grúa sujetarlas para después poder llevárselas hasta el lugar donde se desmantelen.

En rojo, las líneas de corte del barco. Sobre el casco las estructuras de soporte.
En rojo, las líneas de corte del barco. Sobre el casco las estructuras de soporte.
Imagen: St. Simons Sound Incident Response
Advertisement

Cada estructura de soporte pesa 38 toneladas y se cuelga de la grúa mediante unas de algo que los expertos en salvamento de St. Simons Sound Incident denominan polietileno molecular. Es un material tan resistente como el acero, pero a una fracción de su peso.

Advertisement

En estas fotos se puede apreciar como los operarios practicaron un agujero en el casco para acceder al interior y asegurar las asas para poder colgar la primera sección de la grúa.

Advertisement

El proceso de corte

La cadena que corta el barco mide 120 metros y cada uno de sus eslabones pesa 36 kilos y tiene casi 8cm de grosor. Pese a ello no están exentos de romperse y eso es precisamente lo que pasó. Normalmente cortar una sección debería llevar tan solo 24 horas, pero el casco del MV Golden Ray es más sólido de lo que pensaban. St Simons Incident Response explica en su página web que, tras solo 25 horas cortando, uno de los eslabones se rompió. Por fortuna, el accidente no produjo heridos ni daños. Los operarios simplemente los sustituyeron por otro y siguieron trabajando. Cada cierto tiempo, los técnicos inspeccionan los eslabones uno a uno en busca de signos de fatiga.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Foto: St. Simons Sound Incident Response
Advertisement

El primer corte se completó el pasado sábado 29 de noviembre. Pese a que parece realmente aparatoso, el corte del barco con este procedimiento deja una línea sorprendentemente fina en el barco. Es un corte lento, pero preciso. En la galería a continuación tenéis algunas imágenes detalladas del primer corte y de cómo se aseguró la sección a la barcaza.

Advertisement

LA primera sección se cargó en la barcaza Julie. Su plataforma es completamente plana, lo que permite colocar sobre ella la sección sin problemas. Para asegurar su estabilidad, los operarios fabricaron una serie de estructuras a medida que encajan en las irregularidades del casco como si se tratara de un molde.

Una vez asegurada la carga, la sección ya cortada partió por el río hacia una instalación de reciclaje en Lousiana, a más de 2.500 kilómetros. Pero antes de convertir el barco en chatarra tienen que pasar por un dique seco donde se procederá a extraer del barco los más de 4.000 automóviles completamente arruinados de su interior. Las piezas de esos coches serán recicladas o reutilizadas en función de su estado.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Barry Barteau / Facebook
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Barry Barteau / Facebook
Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Barry Barteau / Facebook
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Barry Barteau / Facebook
Advertisement

Todo esto no es sino una pequeña parte de una operación monstruosa. Antes siquiera de comenzar el corte hubo que retirar varias piezas del casco como las hélices o la rampa por la que se introducían los coches. Además, hubo que construir una barrera submarina de contención para evitar que alguna sustancia contaminante (imagina solo el aceite de motor de los autos al romperse) se vertiera al mar. Aún queda mucho trabajo por hacer alrededor del MV Golden Ray. Mientras tanto, el proceso nos está dejando un montón de fotografías fascinantes y un poco dolorosas de ver tanto coche nuevo hecho trizas.