Cuando nos ejercitamos, hacemos actividades físicas o sencillamente tenemos mucho calor nuestro cuerpo suda para refrigerarse. Un equipo de científicos e investigadores de Japón ha logrado llevar este sistema básico de nuestra anatomía a un robot, lo que le permite hacer flexiones por muchos minutos seguidos sin recalentarse.

El robot ha sido bautizado como “Kengoro” por sus creadores en la Universidad de Tokio y cuenta con un sistema bastante moderno de refrigeración que le permite enfriar los más de 100 motores con los que cuenta para mover sus partes sin recalentarse.

Advertisement

Advertisement

El sistema de refrigeración funciona de una manera idéntica al sudor humano: líquido saldrá por los huesos porosos de aluminio que han creado para su estructura y se evaporará al llegar a la superficie, como sucede el sudor humano. El líquido que usa para su refrigeración es agua desionizada, que los responsables de su cuidado y mantenimiento tendrán que recargar antes de cada uso. De hecho, con un vaso de este tipo de agua el robot puede estar activo durante medio día seguido.

Gracias a este sistema puede realizar flexiones durante 11 minutos seguidos sin recalentarse, hazaña que seguro deja en ridículo a muchos de nosotros que no pasamos de cinco flexiones seguidas a estas alturas de la vida.

Este tipo de refrigeración no es más efectiva que uno basado en un radiador pero sí es mejor que la refrigeración mediante aire y además es bastante liviana y menos compleja que otros sistemas (gracias a que aprovecha la estructura del robot). Esto podría suponer un antes y después en la robótica del futuro. [vía Spectrum IEEE]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.