El 15 de mayo de 2013, nadie daba un céntimo por Kepler. El veterano satélite que lleva descubriendo planetas extrasolares desde 2009 perdió ese día su segundo giróscopo, lo que en teoría le dejaba completamente fuera de juego. Hoy, Kepler ha anunciado el descubrimiento de una nueva supertierra a 187 años luz de nuestro planeta.

El centro de astrofísica Harvard-Smithsonian ha bautizado el planeta como HIP 116454b, y lo describe como un planeta con una baja densidad que probablemente se deba a una alta composición de agua, o al hecho de que sea un pequeño planetoide como Neptuno con una densa atmósfera. Su tamaño es más del doble del de la Tierra, y completa su rotación alrededor de su estrella en solo 9,1 días.

Advertisement

El planeta, sin embargo, es lo de menos. Lo fascinante es cómo los astrónomos han logrado devolver a la vida un instrumento que, a todos los efectos, ya se consideraba inservible. El problema de Keppler era que había perdido dos de sus cuatro giróscopos. Huelga decir que los engranajes perdidos no han vuelto a funcionar milagrosamente.

Desesperada por seguir rentabilizando un proyecto que costó 600 millones de dólares, la NASA convocó un concurso de ideas para tratar de reutilizar Kepler de alguna forma. Una de las ideas presentadas, denominada K2, fue la salvación de la sonda espacial.

El problema de su telescopio era que necesitaba al menos tres ruedas de tracción para lograr mantener un ojo fijo en estrellas lejanas. Su trabajo era documentar destellos de luz que se producen cuando un planeta pasa frente a ellas. Entonces, lo que Kepler necesitaba era otro estabilizador.

Advertisement

El proyecto K2 pretendía estabilizarlo utilizando la presión que los fotones de la luz solar ejercían sobre el aparato. Si se colocaba correctamente, la nave podría equilibrarse por un periodo de 83 días para estudiar estrellas lejanas. Esto le daría a la NASA cuatro oportunidades de realizar el procedimiento al año. La misión fue todo un éxito.

Ahora Kepler puede seguir en la búsqueda de supertierras y otros astros. Y eso debería celebrarse. [vía NASA]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook oGoogle+ :)