Sucede tan rápido que casi pasa por anecdótico, pero la trilogía original de Star comienza haciendo explotar un planeta entero con una especie de rayo salido de la estrella de la muerte. Sabemos que Star Wars lleva el acento más en la ficción que en la ciencia, pero Scott Manley se ha propuesto hacer cuentas al respecto.

El divulgador se ha puesto a calcular cuánta potencia exacta hace falta para volar por los aires un planeta de una masa y tamaño similares a la Tierra o al desafortunado Alderaan. En realidad no es el primero. En 2011, un equipo de científicos de la Universidad de Leicester ya tocaba de cerca la cuestión en términos de fuerza gravitatoria.

La velocidad de escape es algo con lo que los astrónomos están muy familiarizados. Se trata de la velocidad mínima con la que debe lanzarse un cuerpo para que este escape completamente a la gravedad de un planeta. Cuanto más material disparamos de esta forma, menos masa queda en el planeta y por tanto más fácil es seguir disparando materia al espacio (el método para esta desintegración no se discute).

El grupo de Leicester acabó dando con una fórmula para calcular la energía necesaria para destruir completamente un planeta de esta forma. Calculado en julios, para destruir la Tierra sería necesaria una energía de 225.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000 julios. Si tenemos en cuenta que un único relámpago libera una energía de entre 1.000 y 10.000.000.000.000 de julios, aún nos queda una auténtica barbaridad de ceros para llegar a un rayo capaz de desintegrar un planeta.

Sponsored

Luego está la cuestión de la velocidad a la que la materia es lanzada al espacio. Aunque la destrucción de Alderaan tiene lugar en unos segundos, la realidad es que proyectar materia al espacio sería un proceso mucho más lento.

Manley calcula que, utilizando la fuente de energía destructiva que se muestra en The Force Awakens (y que no desvelaremos aquí para no hacer spoilers), haría falta entre una semana y 250 años para destruir Alderaan de esta forma. Es mucho más práctico destruir solo la superficie del planeta con algo como un pequeño planeta, aunque reconocemos que desintegrarlo es mucho más efectivo para meter miedo en los corazones de esa escoria rebelde. [Scott Manley vía Sploid]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)