Este es el aspecto de Plutón, visto por el telecospio de rayos-X Chandra. Foto:NASA/CXC/JHUAPL/R.McNutt

Ha pasado ya más de un año desde que la sonda New Horizons nos regalara las primeras imágenes de Plutón y el pequeño planeta en el límite de nuestro Sistema Solar sigue arrojando sorpresas. La última es que emite rayos-X, algo que no debería de ocurrir teniendo en cuenta su tenue atmósfera y que no tiene campo magnético propio.

Todo comenzó cuando la New Horizons detectó que Plutón, contra todo pronístico, tenía una leve atmósfera compuesta por carbono, nitrógeno y oxígeno. Esto llamó la atención de Carey Lisse, del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, y de Scott Wolk, del Centro de Astrofísica del Instituto Harvard-Smithsonian.

Advertisement

Ambos investigadores se preguntaron si la existencia de una cierta atmósfera podría hacer a Plutón visible en espectro de Rayos-X. En teoría, si las partículas de alta energía del viento solar chocan contra el gas frío de la atmósfera de Plutón, la interacción a nivel atómico debería de producir una emisión de rayos-X.

Para comprobarlo, Lisse y Wolk enfocaron el Telescopio de Rayos-X Chandra hacia Plutón y no solo encontraron que el planeta enano sí que emite esta radiación, sino que lo hace en una cantidad muy superior a los esperado. El hallazgo acaba de publicarse en la revista Icarus.

Sponsored

¿Qué tiene de raro que Plutón emita rayos-X? La cuestión es que no debería hacerlo. Al menos no en tanta cantidad. Si Plutón tuviera una magnetosfera propia, las partículas solares deberían provocar auroras en el espectro de rayos-X, pero cuando New Horizons pasó junto al planeta no detectó ni una cosa ni la otra. Para complicar más la cuestión, los rayos-x de origen solar tienen una temperatura determinada que no coincide con la de los que forman el suave resplandor de Plutón.

La explicación más plausible es que los rayos-X de Plutón provienen de la exosfera, una capa de restos de atmósfera que envuelve el planeta a medida que la atmósfera se disipa en el espacio y que podría estar detrás de las emisiones de rayos-X.

Otra posibilidad es que los campos magnéticos interplanetarios hayan creado una especie de pasillo para el viento solar que haga el tráfico de partículas solares más intenso de lo que se pensaba en Plutón. Si se confirma, el hallazgo sí que confirmaría un punto: el viento solar está haciendo desaparecer la atmósfera de Plutón como ya hizo con la de Marte. Todo un asesino de planetas, nuestra estrella. [Icarus vía Harvard CFA]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.