(Imágenes: Rebikoff-Niggeler Foundation/Evonik)

Los U-Boot , o U-Boat, son los legendarios submarinos que los alemanes utilizaron durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Su fama se debe, por un lado, a su terrible eficacia en operaciones militares y, por otro, a que se construyeron más de 1000 por lo que todavía hoy seguimos localizando sus naufragios.

El último ha sido el del U-581, que se hundió cerca de las islas Azores en 1942 y reposa ahora a 900 metros de profundidad y partido en 2. Investigadores de la fundación alemana Rebikoff-Niggeler consiguieron encontrar los restos el pasado mes de septiembre. Desde ese momento se han llevado a cabo diversas operaciones de reconocimiento para poder confirmar que se trata del mismo submarino que salió de los astillleros 557 de Hamburgo.

El U-581 era el navío hermano del conocido U-96. El U-96 es un U-Boot extremadamente conocido por haber sido el que se empleó en la famosa película Das Boot. El modelo de U-96 que se construyó para Das Boot, idéntico en apariencia al U-581, es el que Spielberg alquiló para varias escenas de Indiana Jones en Busca del Arca Perdida (Raiders of the Lost Ark) en los años 80.

Advertisement

Apariciones cinematográficas aparte, la historia del U-58ƒ51 es fascinante y propia, quizá, de tener también su adaptación al séptimo arte. Estuvo en servicio poco menos de 1 año, en abril del 45 recibió la orden de hundir el Llangibby Castle, un barco que los británicos utilizaban para mover tropas y que estaba anclado en las Azores.

Las Azores

De camino al puerto de Horta, en la isla de Faial, el U-581 fue localizado por el destructor británico Westcott e impactado por una carga de profundidad. Derrotado y con el submarino hundiéndose, el comandante del U-851 ordenó a la tripulación hundir deliberadamente el submarino para evitar que el enemigo lo tomase.

Advertisement

En aquel momento operaban el U-581 46 personas, cuatro de las cuales murieron con el impacto de la carga de profundidad, 41 fueron apresadas y una, en un movimiento sorprendente, consiguió nadar los 6 kilómetros que le separaban de tierra firme. Allí fue encontrado por oficiales españoles del gobierno de Franco que lo repatriaron a Alemania. Consiguió sobrevivir a la guerra.

Una parte del U-851 (Imagen: Rebikoff-Niggeler Foundation/Evonik)

¿Cómo han conseguido descubrir el hundimiento 75 años más tarde? La búsqueda comenzó en primavera del año pasado. Con un sónar se creó un mapa en alta resolución y en 3D del lecho marino en las zonas donde el submarino podía haberse hundido.

Fue en septiembre cuando hallaron algo que se parecía mucho a lo que podían ser los restos. Utilizando un pequeño robot sumergible, el LULA 1000, los investigadores pudieron encontrar su ubicación. [vía Evonik, AP]