El material que ves arriba sobre un cilindro metálico es un nuevo nano-polímero capaz de aislar por completo los objetos sobre los que se sitúa. Es la creación de investigadores del Karlsruhe Institute of Technology, en Alemania. De momento es un producto puramente experimental, pero podría tener aplicaciones tan sencillas como diseñar alfombras que aíslen por completo al tacto los cables que esconden debajo.

Según sus creadores, el material es un polímero de estructura miniaturizada que consiste en conos en forma de aguja cuyas puntas convergen entre sí. Se adapta y absorbe el volumen del objeto situado debajo de forma que, al presionar con un dedo, por ejemplo, es imposible notarlo al tacto. "La micro-estructura dirige las fuerzas del dedo que presiona de tal manera que el cilindro queda escondido por completo", explican los investigadores.

Lo curioso del experimento, cuyos resultados se publican ahora en Nature Communications, es que el material hace indetectable el objeto no solo al tacto humano, también a cualquier instrumento de medición. Tiemo Bückmann, científico responsable del experimento, lo explica de forma muy gráfica: "es como el cuento de Hans-Christian Andersen sobre la princesa y el guisante. La princesa siente el guisante a pesar de estar debajo de varios colchones. Con este material, un solo colchón bastaría para que durmiera bien".

Advertisement

¿Cuál es la aplicación real de algo así? De momento ninguna, se trata solo de un experimento para probar las propiedades de este nuevo material. Pero los investigadores del Karlsruhe Institute of Technology aseguran que se podría utilizar, por ejemplo, para crear suelos y alfombras que absorbieran por completo los cables que tapan, o esterillas de camping sobre las que podríamos dormir incluso situadas sobre un pedregal. Nada como aplicaciones cotidianas de verdad. [vía Karlsruhe Institute of Technology]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)