Imagen: Wikipedia Commons

Tras dos años de batalla legal en el famoso caso del selfie del mono, el fotógrafo ha salido victorioso frente a PETA. Los jueces de un tribunal en San Francisco han comunicado que la protección del copyright no puede aplicarse a un simio.

Como muchos recordarán, el caso surgió en el 2011 a raíz de que Naruto, un macaco, tomara la cámara de David Slater y se hiciese un “selfie” en una selva de Indonesia. Posteriormente, el fotógrafo británico publicó la foto en un libro como si fuera suya. El caso se centraba en si Naruto podía ser el dueño de las fotos que se hizo de sí mismo.

Tras el fallo, los abogados de PETA han comunicado lo siguiente:

El caso histórico de PETA ha generado un debate a nivel internacional sobre la necesidad de extender los derechos fundamentales a los animales para su propio bien y no en relación a cómo pueden ser explotados por los seres humanos. Este caso aborda importantes e innovadores asuntos respecto a la expansión de los derechos de animales no humanos.

Por cierto, aunque Slater ha ganado la batalla, también ha aceptado donar a PETA un 25% de cualquier ingreso futuro que genere por la fotografía. [BBC]