El chino que construyó una fábrica en su casa

Mr. Chen diseña y fabrica electrónica de forma semiartesanal en su propio apartamento y vende sus creaciones en los mercadillos de la ciudad de Shenzhen.

Desde hace siete años Mr. Chen crea productos a una escala que se aleja mucho de la que podría conseguir cualquier aficionado a la electrónica. Lo hace gracias a un sistema de trabajo eficiente y a máquinas de posicionamiento de componentes similares a las que se encuentran en cualquier gran factoría de la zona.

Estas máquinas, conocidas como "Pick and Place", toman los diferentes componentes electrónicos de cintas especiales y los depositan en los huecos exactos en la placa. Pueden llegar a costar varios miles de dólares y verlas funcionar es casi hipnótico. Zach Hoeken, diseñador web, grabó la de Chen en una visita reciente.

Las placas con la pasta de soldadura y componentes se hornean luego para conseguir el producto final. 

Según cuenta Hoeken en su blog, Mr. Chen cambia con frecuencia el producto que fabrica, adaptándose a pequeños nichos de mercado que los grandes productores del país no pueden servir. "Hoy fabrica programadores de chip AVR, mañana podrían ser controladores para ventiladores en la fábrica que tiene su hermano", dice.  [Hoektronics]