Demoler edificios es un trabajo muy peligroso, complicado y mal remunerado. Si a eso le sumas lo que debe sentirse destruir por error el edificio equivocado, estos pobres trabajadores de Baltimore deben haber tenido un muy mal día.

Un grupo de contratistas expertos en demolición de la ciudad de Baltimore, en Estados Unidos, llevaba a cabo otro trabajo en el que tenían que echar abajo un edificio de dos plantas cuya estructura estaba en condición crítica y tenía que ser derribado para evitar accidentes y tragedias.

Los vecinos se reunieron a su alrededor para ver el caótico pero placentero proceso de derribar un edificio pequeño. Algunos, afortunadamente, grabaron el proceso.

Advertisement

Advertisement

Todo iba bien: la excavadora poco a poco iba tumbando la pared lateral del edificio mientras uno de los trabajadores la mojaba usando una manguera para evitar que el polvo llegara muy lejos. La tragedia ocurrió cuando la excavadora tumbó un montón de ladrillos y cayó en el edificio de al lado, lo que ocasionó que casi toda la segunda planta de esa pobre lavandería se fuera abajo.

Lo peor de todo fue que el propietario del edificio víctima lo vio todo desde la otra calle. En sus comentarios al Baltimore Sun aseguró que superarían esto y construirían de nuevo el edificio y su lavandería, probablemente con la ayuda monetaria de la compañía de seguros detrás de la empresa de demolición.

De cualquier forma, la expresión de los trabajadores y espectadores al ver caer el edificio equivocado no tiene pérdida. [Gary Trakhman (YouTube) vía Digg]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.