El récord mundial de descenso en apnea está en 214 metros. El mismo récord, pero con oxígeno, está en 332 metros. Comparados con la distancia media que queda hasta el fondo, ambas marcas son como niños chapoteando en una piscina. Este vídeo lo refleja perfectamente.

El vídeo pertenece al canal RealLifeLore y es interesante porque usa referencias muy acertadas para lograr que nos hagamos una idea de lo increíblemente profundo que es el océano.

Advertisement

Advertisement

Solo por dar un dato. Si utilizáramos una excavadora gigante y rellenáramos el fondo oceánico con toda la tierra que sobresale formando los continentes, la Tierra seguiría recubierta con una masa de agua de 3.200 metros de de profundidad. No en vano el planeta está ya cubierto por un 75% de agua.

A partir de 100 metros, bucear comienza a ser una actividad realmente peligrosa si no tenemos cuidado con la decompresión. Ni siquiera las ballenas azules se aventuran a más de medio kilómetro bajo el agua. Más allá del doble de esa distancia, la luz ya no llega y todo está cubierto en una perpetua oscuridad.

Los restos del Titanic reposan a 3.800 metros. De ahí que sean tan inaccesibles y ni siquiera hemos llegado a la profundidad media del océano, que es de 4.267 metros. La próxima vez que vueles en un avión comercial y mires por la ventanilla a más de 10.000 metros imagínate que todo el aire que te separa del suelo estuviera lleno de agua y te harás una idea de su profundidad. Y eso que solo conocemos el 5% de sus profundidades. [vía RealLifeLore]