Es muy probable que conozcas Liberator, la primera pistola que es posible fabricar usando sólo una impresora 3D. Kim Dotcom retiró hace poco los planos de su servicio MEGA y el gobierno norteamericano ha perseguido también su publicación. Los planos, creados por el proyecto Defense Distributed, fueron descargados por más de 100.000 personas antes de desaparecer de la red.

Pero aunque la idea de un arma impresa en 3D suene realmente amenazadora, Liberator no resultaba especialmente práctica. Necesitaba una impresora 3D de calidad superior a las destinadas al mercado doméstico y era poco probable que sobreviviese a más de un disparo.

Una nueva pistola creada por un diseñador anónimo (se llama a sí mimo "Joe") sí podría llegar a convertirse en un problema serio para las autoridades. A diferencia de Liberator, puede imprimirse usando Polylac PA-747, el plástico ABS que suelen usar las impresoras 3D más baratas.

Esta pistola, que su creador ha bautizado como "Lulz Liberator", resiste varios disparos continuos y es en general mucho más sólida que su predecesora. Esto se debe, en parte, a que usa también algunas partes de metal. Liberator necesitaba un clavo como percutor. Lulz Liberator, además de ese percutor, tiene varios tornillos -que pueden conseguirse en cualquier ferretería- para asegurar los diferentes elementos.

¿Es el momento de preocuparse? Este tipo de armas aún no son una amenaza comparable a la de una pistola real. Puede realizar varios disparos pero muchas de las piezas tienen que volver a ajustarse después de accionar el gatillo y es posible que haya que reemplazar algunas cada poco tiempo, pero es evidente que hay una comunidad de entusiastas que seguirá refinando los diseños y mejorando la capacidad de estos dispositivos. [Forbes]