El diseñador Daan Roosegaarde imaginó este gigantesco purificador de aire durante un viaje a China, el país en el que cada año mueren más de 5 millones de personas por la contaminación del aire. El dispositivo atrapa los gases tóxicos de la atmósfera y los convierte en pequeñas joyas que tú mismo puedes comprar.

El purificador se llama Smog Free Tower, mide 7 metros de alto y consigue limpiar 30.000 metros cúbicos de aire con 1.400 vatios por hora, más o menos la energía que consume una jarra eléctrica. Para ello utiliza tecnología iónica que captura partículas contaminantes de tamaño PM2,5 y PM10. “Es como cuando tienes un globo de plástico, lo frotas con la mano, se carga con electricidad estática y atrae a tu pelo”, explica Roosegaarde a CNN Money.

Smog Free Tower, que pudo reunir más de 113.000 euros en una campaña de Kickstarter, consigue que el área circundante quede “un 75% más limpia” y reutiliza los contaminantes recogidos para hacer joyería. Al igual que los diamantes, que se sintetizan a partir de carbono, estas piedras se crean sometiendo las partículas de esmog a una altísima presión durante 30 minutos (un proceso que, ejem, requiere mucha energía).

Advertisement

El resultado se sella con resina para fabricar anillos o gemelos. Dicen que han vendido más de mil piezas y que tienen mucha demanda para bodas de parte de novios que quieren regalarse “auténtica belleza”. [CNN vía BGR]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.