Alfred Hitchcock es reconocido como uno de los directores más influyentes de la historia del cine, un maestro del suspense. Se comunicaba con la audiencia de una forma tan aguda y genial que a menudo hay que mirar dos veces para entender lo que cuenta realmente una de sus escenas. Es el caso de Vértigo.

En 2012, los expertos del Festival de Cine Británico decidieron que Vértigo era la mejor película de todos los tiempos, por delante de Ciudadano Kane de Orson Welles (tradicionalmente en el top del ránking). Al igual que en otras secuencias clásicas de Hitchcock, la película de 1958 arranca con una larga escena en la que los personajes se levantan, se sientan y cambian de ubicación varias veces.

Advertisement

Nerdwriter hace un análisis de esta secuencia de 5 minutos y 20 segundos centrándose en lo que se conoce como blocking, el movimiento de los actores en el set (uno de los elementos de la puesta en escena). Los protagonistas de la acción son un detective retirado (Jimmy Stewart) y su amigo de la universidad que ahora es un magnate de la construcción naval (Tom Helmore). Están en la oficina de éste; a través de la ventana se ve cómo montan un barco.

Lo que vas a ver en este vídeo (ojo, contiene spoilers) es una fascinante demostración de la maestría de Hitchcock para dirigir la secuencia. El director utiliza las sillas y la posición de los personajes para sugerir una situación de dominio y sometimiento: cuando un actor está físicamente más alto que el otro, lo tiene en su poder; un rol que se intercambia al principio de la escena.

Sponsored

Durante el primer visionado la audiencia no lo sabe, pero el magnate Gavin Elster está mintiendo a su amigo. Y a pesar de que sus palabras engañan al detective y al espectador, su posición en el set desvela todo lo que necesitamos saber sobre el personaje; especialmente hacia el final, cuando sube unos escalones y recita un monólogo mientras el otro está agazapado en una poltrona, en la esquina contraria de la habitación.

Esto es algo que pasa en la mayoría de los clásicos de Hitchcock: el giro de la película es lo de menos, lo mejor es darnos cuenta de que hemos tenido un centenar de oportunidades para adivinar que iba a pasar. Vale la pena reservar ocho minutos para ver el vídeo completo, te deja con ganas de ver y entender más el cine. [Nerdwriter]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.