Hace poco conocíamos la primera carretera luminosa europea, un proyecto desarrollado por la firma de diseño Studio Roosegaarde y la empresa Hejmans Infrastructure. Ya no es la única vía que brilla en la oscuridad. El país estrena un camino para bicicletas con un diseño inspirado en uno de los neerlandeses más ilustres: Van Gogh.

El camino se halla en la ciudad de Nuenen, donde el pintor vivió en 1883. La luminiscencia de la vía se debe a una tupida red de pequeños azulejos que absorben la luz diurna y la emiten cuando oscurece. El material es el mismo que delimita el tramo de la carretera N329 que veíamos el mes pasado.

Advertisement

En algunos otros países ya se han puesto en marcha iniciativas similares para ahorrar energía eléctrica en las grandes ciudades. El caso más cercano es el de un camino en Reino Unido tratado con una sustancia que hace que brille en la oscuridad como si estuviera sembrado de estrellas.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)