Hace un par de días, los ingenieros de SoCalGas localizaron el origen de la fuga de gas natural que lleva dos meses liberando metano en la atmósfera. Miles de residentes de Porter Ranch han sido evacuados. En el barrio rico del noroeste de Los Ángeles se quejaban del olor a huevo podrido y los dolores de cabeza.

El mayor escape de gas de la historia

Dolor de cabeza, náuseas, mareos... son síntomas reales, pero no están causados por el metano —que es inodoro y no es tóxico— sino por las trazas de productos químicos que se añaden al gas para poder detectar las fugas a través del olfato. Los problemas de salud durarán sólo unos días. Es el metano lo que debería preocuparnos. Según las estimaciones del Fondo de Defensa Medioambiental, la fuga ha liberado 74 mil toneladas de gas metano en la atmósfera:

Se trata de la mayor fuga de gas de la historia, con un valor comercial de 11,5 millones de dólares. El escape de metano es equivalente a liberar 6,2 millones de toneladas de dióxido de carbono en la atmósfera. La fuga de Los Ángeles se ha convertido en un desastre mundial y una catástrofe para el cambio climático. Los activistas la comparan con el vertido de petróleo de BP en el Golfo de México: “el mayor desastre natural” desde que explotó la plataforma petrolífera Deepwater Horizon.

El origen de la fuga

La fuga había permanecido invisible a los ojos de los angelinos hasta que el Fondo de Defensa Medioambiental grabó estas imágenes de la columna de humo con una cámara de infrarrojos. El escape proviene de uno de los 110 pozos de gas natural en Aliso Canyon, a tan sólo una milla de las casas más septentrionales de Porter Ranch.

Advertisement

El origen del escape es una fisura en una tubería de 7 pulgadas que se encuentra a 2,7 kilómetros de profundidad. Está en el pozo SS 25, el segundo mayor depósito de gas natural de los Estados Unidos, con una capacidad de 2500 millones de litros. El pozo SS 25 se construyó en 1953 aprovechando las instalaciones de un antiguo campo petrolífero abandonado. Da servicio a 20 millones de clientes de la Southern California Gas Company (SoCalGas).

La fuga de gas de Aliso Canyon libera 50 toneladas de gas por hora. Se calcula que las emisiones de gas metano de California han aumentado un 25% desde el 23 de octubre, el día que se detectó la fuga. El pasado 15 de diciembre, el condado de Los Ángeles declaró el estado de emergencia y aprobó un plan para cerrar varias escuelas de la zona.

Advertisement

Actualización (06/01): el estado de California acaba de declarar también el estado de emergencia por la fuga de gas de Los Ángeles.

No podrán repararla hasta marzo

El presidente de SoCalGas pidió disculpas a los vecinos en una carta que puedes leer en español. Asegura que los técnicos trabajan “a contrarreloj” para resolver el problema, pero advierte que la fuga no estará arreglada hasta finales de febrero o ya entrado marzo:

Nuestra prioridad absoluta es detener la fuga. Cientos de nuestros empleados, consultores y proveedores están trabajando contra reloj para resolver este problema. Detener el flujo de gas es un esfuerzo complicado que implica la participación de expertos técnicos de primera clase, funcionarios del gobierno local y estatal y personal de emergencia. Hemos logrado un progreso importante en la perforación del pozo de alivio para detener la fuga y tenemos programado completarlo para fines de febrero o marzo. El pozo de alivio interceptará al pozo de fuga a más de 8,000 pies de profundidad y la operación es permanente, las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Al 19 de diciembre, hemos perforado alrededor de 3,300 pies y hemos completado la segunda de cinco fases del proceso de perforación. Cuando el pozo de alivio haya interceptado al pozo de fuga, bombearemos fluidos y cemento hacia el fondo del pozo de fuga, para detener el flujo del gas natural y sellar el pozo de manera permanente.

Para cerrar la fuga, SoCalGas intentó primero controlar la presión que hace salir el gas bombeando fluidos dentro del pozo, pero no lo consiguió. También intentaron capturar el gas y moverlo a otras partes de las instalaciones para reducir el escape, pero tampoco tuvieron éxito. Finalmente sellarán el almacén con cemento, para lo que trabajan ahora (“24 horas al día, los 7 días de la semana”) en un pozo de alivio.

Una catástrofe para el cambio climático

El gas natural se considera una fuente de energía más limpia que el petróleo o el carbón porque al quemarse produce menos gases invernadero, pero como comenta Tim O’Connor a los compañeros de Gizmodo en Estados Unidos: “la ciencia es clara: si permites que el metano se escape, acabas con los beneficios [del gas natural] para el medio ambiente”.

Advertisement

Sponsored

Tim es el director del Fondo de Defensa Medioambiental, la organización no gubernamental que más se ha implicado en el caso. Denuncian que la industria tiene una regulación muy débil y que el gas natural puede ser tan sucio como los combustibles fósiles que está destinados a sustituir. En dos meses, la fuga de gas de Los Ángeles ha contribuido al cambio climático como lo habrían hecho las emisiones de dióxido de carbono de 7 millones de coches.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)