Imagen: Shutterstock

Los conductores estadounidenses malgastaron miles de millones de dólares el año pasado por repostar con gasolina prémium —más cara y sin ningún beneficio tangible para la gran mayoría de los coches, según un nuevo informe de la American Automobile Association (AAA).

Muchos conductores creen que los carburantes con mayor octanaje aumentan la potencia de su vehículo y mejoran la eficiencia energética. Sin embargo, las pruebas de rendimiento, economía de combustible y emisiones realizadas por investigadores de la AAA no encontraron ninguno de estos beneficios en los automóviles que están diseñados para funcionar con gasolina regular; es decir, el 70% de los que circulan por las carreteras de Estados Unidos.

Aunque el nombre “prémium” suena superior, la gasolina de mayor octanaje no tiene más calidad que la más barata. Los octanos determinan la resistencia del combustible a las altas presiones del motor. Así, la gasolina de 98 octanos es más resistente al autoencendido (explosiones que se producen antes de tiempo dentro del motor) que la gasolina de 95 octanos.

Advertisement

Advertisement

Los coches de lujo, con motores de alto rendimiento, exigen una elevada relación de compresión para maximizar el aprovechamiento de la energía. Por eso los fabricantes de este tipo de vehículos recomiendan combustibles con más octanos. Alrededor del 16% de los estadounidenses conducen automóviles que realmente requieren gasolina prémium, de acuerdo con la AAA. En otros casos, su uso está recomendado pero no es necesario. Y para el resto, la gran mayoría, no aporta ningún beneficio.

Los estadounidenses desperdiciaron 2.100 millones de dólares en 2015 por repostar con gasolina prémium sin necesitarla. Compañías como Shell se han centrado en la venta de este tipo de combustibles porque son cada vez más populares y aportan mayores márgenes. En Estados Unidos, la diferencia entre la gasolina regular y la prémium es de 50 centavos por galón (¢13 por litro). Si tienes dudas sobre qué combustible usar, la AAA recomienda consultar primero el manual del propietario. [Reuters]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.