Por mucho que seas cuidadoso y te laves mucho las manos, la pantalla de tu móvil termina siempre llena de huellas. Es una cuestión de simple biología. Las yemas de tus dedos están llenas de miles de pequeños poros... y esos poros sudan. Una vez que empieces a verlo ya no podrás parar.

El vídeo combina el modo macro extremo con una grabación en timelapse para mostrar precisamente eso, como los poros en los surcos de tus huellas dactilares van segregando sudor. Afortunadamente para los que sufren de tripofobia, el proceso es mucho más lento y prácticamente no es visible a simple vista.

Advertisement

Advertisement

La próxima vez que limpies furiosamente la pantalla de tu móvil, tómatelo con más calma. Es una guerra que no podemos ganar. Está en nuestra piel. [Timelapse Vision Inc vía Geekologie]