Imagen: dirtyboxface, Flickr; editado

Cuando usas un baño que no es el tuyo: te estás arriesgando porque estás poniendo tu confianza en algo que puede fallar. Al fin y al cabo, ¿cuántos de nosotros sabemos qué hacer si tiramos de la palanca del inodoro y no pasa nada? Puede causar una situación de verdadero pánico, especialmente si estás en una fiesta o en la casa de un amigo.

No obstante, existen tácticas para desatascar el baño que te pueden ayudar a salvar tu dignidad. A continuación hablaremos de varios métodos que puedes usar para desatascar el baño con o sin un desatascador. Algunas de estas tácticas requieren utensilios y herramientas particulares, así que puede que necesites un cómplice.

Puede que tardes algunos minutos en aplicar estos métodos, pero tardar un poco más de lo normal es mejor que decirle a tus anfitriones que has tenido un pequeño accidente.

Jabón y agua caliente

Usar jabón y agua caliente es el método perfecto para personas que no saben muy bien cómo usar un desatascador. También es útil si simplemente no hay un desatascador en este baño. Suele ser más efectivo cuando el váter no está muy lleno, ya que añadir agua a uno que ya está al límite puede causar más problemas. Coge jabón líquido (si no hay, puedes usar champú o jabón sólido) y deposítalo en el inodoro. El jabón puede disolver la obstrucción. Luego pon un poco menos de un litro de agua caliente en el váter para activar la reacción. Espera 20 minutos y luego intenta tirar de la bomba. Si tienes suerte, el atasco ya no estará.

Una botella y agua caliente

Imagen: theilr, Flickr; editado

Este método puede ser un poco incómodo si tocar el agua del váter te da asco, pero es otra opción si te da demasiada vergüenza pedir ayuda. Primero, usa un recipiente (si encuentras uno) para retirar cuanta más agua puedas del inodoro. Ponla en un cubo o tírala en el lavabo. Después, llena una botella con agua caliente y coloca tu pulgar sobre ella. Pon la botella dentro del inodoro en el lugar más profundo del inodoro que te sea posible. Quita tu dedo y aprieta firmemente para que el agua corra. El objetivo es conseguir que la presión del agua pueda eliminar el bloqueo. Añade más agua dentro del inodoro. Si el agua pasa sin problema, has eliminado el atasco.

Puede ser que necesites repetir estos pasos (desde retirar el agua hasta añadir más agua para comprobar si el atasco sigue ahí). Ten cuidado porque el agua puede salpicar.

Perchas

Imagen: sunshinecity, Flickr; editado

Si puedes localizar una percha, este es otro método que puedes intentar. Es ideal usar una percha de alambre recubierta con plástico para no rascar la porcelana del váter. Primero, cierra la llave del inodoro. Enderece la percha sin tocar la parte con el gancho. Mete la parte con la gancho en el inodoro y muévelo en ángulos diferentes cuidadosamente (esto es para no dejar marcas). Debes tirar lentamente. Puede costarte varios intentos enganchar lo que esté bloqueando el váter. En cuanto lo consigas, deposita lo que ha causado el bloqueo en la basura.

El desatascador

Imagen: Gary J. Wood, Flickr; editado

Hemos hablado de lo que tienes que hacer si no tienes un desatascador o no sabes usarlo. Sin embargo, si hay uno cerca, merece la pena usarlo para intentar resolver el problema. Aunque no lo parezca, existe una forma correcta de usar esta herramienta.

Advertisement

Advertisement

Antes de coger el desatascador, cierra la llave del agua. Después, debes de tapar el agujero del baño con el desatascador, asegurándote de que el agua llega al menos hasta la mitad de la ventosa de goma. Es importante hacer esto para conseguir un buen sellado. Luego viene la parte que todos conocemos: empuja el desatascador hacia abajo y tira hacia arriba sin romper el sello y repite. Ahora tira hacia arriba bruscamente y retira el desatascador. Esto debería ser suficiente para eliminar el atasco. Si el baño sigue atascado, repítelo varias veces.

Esperamos que una de estas técnicas te puede ayudar si algún día te encuentras en este aprieto. Si pruebas más de una de estas (o todas) y el atasco sigue ahí, puede que sea tiempo de tragarte tu orgullo y pedirle ayuda a alguien, quizá un profesional.