Suena a ciencia ficción, pero es real. Investigadores de la Universidad de Washington han logrado que una persona sea capaz de mover los miembros de otra de forma muy sencilla. El sistema ha permitido, en concreto, que uno de los científicos moviera el dedo de otro mediante un sistema de estimulación magnética.

Antes de que todos comencemos a pensar en diabólicos planes de posesión tecnológica, hay que hacer notar que el sistema requiere de la colaboración por parte del individuo a controlar y, de momento, sólo permite movimientos muy sencillos. El experimento consta de dos partes. En una habitación, el experto en neurociencia computacional Rajesh Rao lleva puesto un casco que, básicamente, lee la actividad eléctrica de su cerebro y la transmite a un ordenador.

Al otro lado del campus, un colega del Dr. Rao, el profesor Andrea Stocco, lleva otro casco con una malla de estimulación magnética transcraneal. Utilizando ambos sistemas, el Dr. Rao ha logrado enviar estímulos y mover el dedo de su compañero imaginando que movía el suyo en un juego de ordenador. Andrea Stocco simplemente se relajó e intentó dejar su mente en blanco durante el proceso de control.

El experimento ha sido llevado a cabo con dispositivos relativamente sencillos de encontrar. Ambos investigadores se han apresurado a clarificar que no hay manera (todavía) de realizar algo parecido sobre una persona sin su conocimiento y consentimiento. Además los movimientos que son capaces de transmitirse son muy simples.

El siguiente paso consiste en buscar una manera de refinar el sistema para poder transmitir estímulos más complejos. Rao y Stocco comentan que, en el futuro, esta tecnología podría servir para mejorar la calidad de vida de pacientes con problemas motores o incluso lograr que un piloto controlase desde tierra el cerebro de un pasajero para aterrizar un avión en caso de emergencia. [University of Washington]

Logran controlar el cuerpo de una persona con el cerebro de otraS

Foto: Universidad de Washington