Hace unos días os explicábamos cómo instalar y dejar configurado el navegador Tor para recorrer internet de forma anónima. Hoy continuamos aquel especial con una serie de consejos para mantener intacta tu privacidad online.

La privacidad en Internet no se diferencia mucho de la privacidad en el mundo real. Empieza por uno mismo y no es tanto una cuestión de usar aplicaciones infalibles como de sentido común y de buenas costumbres. Si somos unos imprudentes, no habrá trucos ni aplicaciones que nos salven. Si, por el contrario, mantenemos un perfil bajo y elegimos con cuidado qué compartimos y qué no, o qué aplicaciones usamos, el navegador Tor puede ayudarnos mucho.

1) No uses servicios web que no son seguros

Ya comentábamos este primer punto cuando explicábamos como instalar Tor, pero es fundamental que creo que es bueno repetirlo. Tor es un navegador anónimo, pero si lo usamos para entrar en nuestro perfil de Facebook o visitar nuestra cuenta de Gmail perdemos todo el anonimato. La razón es que estos servicios online registran los datos por su cuenta, y Tor no puede hacer nada por impedirlo.

2) No uses Tor habitualmente

Nadie necesita un anonimato completo toda su vida a menos que esté huyendo de la justicia. Quizá necesites enviar ciertos documentos anónimos, pero para saludar a los amigos en Twitter o leer un blog no deberías utilizar Tor. El navegador es más seguro, pero no es perfecto. Existe constancia comprobada de que las grandes agencias de investigación como la NSA vigilan Tor de manera habitual en busca de actividades delictivas. Cuanto más tiempo pases con el navegador, más posibilidades hay de que alguien que quiera localizarte pueda hacerlo. Limita el uso del navegador a las veces que realmente necesites anonimato. Si tienes un especial interés en no ser localizado, evita conectarte desde tu domicilio habitual.

3) Si puedes, no uses Windows

Al igual que hay servicios web que rastrean al usuario y registran sus idas y venidas, hay sistemas operativos que hacen lo mismo. No es que usar Tor en Windows sea inefectivo, pero si realmente quieres una seguridad que presuma de inviolable, cualquier distribución linux es mejor que el SO de Microsoft, cuyas vulnerabilidades son pasto frecuente de la NSA o de las redes de hackers. Otra alternativa a esto es que uses algún sistema anónimo portatil como Tails. Aquí te explicamos cómo funciona.

4) Usa un software proxy HTTP

La privacidad de Tor mejora mucho si utilizas un software que filtre el tráfico HTTP del navegador y lo pase por un servidor Proxy. Se trata de una medida de protección adicional para controlar el acceso de determinado software publicitario, de registro o invasivo como lsa cookies o las ventanas emergentes. Tor Browser tiene su propio sistema de Proxy, pero si quieres más seguridad es recomendable usar aplicaciones adicionales como Privoxy. Es gratuita y está disponible para los sistemas operativos más comunes, pero es compleja de configurar. Se puede descargar aquí.

5) No descargues torrents

Si te sientes tentado a utilizar Tor para descargar o buscar archivos Torrent, has de saber que estás echando a perder cualquier intento de anonimato o privacidad. Los enlaces de búsqueda a Torrent denominados torrent trackers sortean los proxy, y muestran la dirección IP auténtica. Sencillamente es su manera de funcionar. En cualquier caso, la red Tor no se ha diseñado para mover archivos torrent, y hacerlo ralentiza los nodos de Tor y su funcionamiento general. Utilizar BitTorrent u otros clientes Torrent con Tor es como disfrazarte para que no te reconozcan y llevar al mismo tiempo un cartel con tu nombre, teléfono y dirección.

6) Controla que navegues en direcciones seguras

Tor utiliza una herramienta llamada HTTPS Everywhere que fuerza por defecto todo el tráfico hacia direcciones HTTP seguras que comienzan por https. No obstante, su funcionamiento no siempre es perfecto. Conviene que de vez en cuando eches un ojo a la barra de direcciones para revisar que muestre una URL segura o con el icono del candado verde activo.

7) No abras archivos descargados estando conectado

Un fallo muy común a la hora de utilizar Tor es descargar un archivo de algún tipo, y ejecutarlo mientras aún se está conectado. Un simple DOC o un PDF pueden contener comandos para ejecutar distintos código que envíe información a través de la propia aplicación. Es mejor abrir los documentos sin conexión, o utilizando un software de sandbox que impida al archivo utilizar las conexiones de nuestro equipo. VirtualBox es una de estas aplicaciones.

8) No instales plugins

Es cierto que Tor ofrece un tipo de navegación bastante pelada y sin acceso a plataformas como Java, Javascript, Flash, o Quicktime. Existe una buena razón para ello, y es que estos lenguajes y complementos son una puerta de entrada muy sencilla para hackers. Es mejor que no instales ningún tipo de plugin para estos contenidos.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)