Fobos es uno de los dos satélites naturales (o lunas) de Marte, y el de mayor tamaño. Pero poco a poco su anfitrión, el planeta rojo, la irá destruyendo durante los próximo 30 a 50 millones de años, hasta que se desintegre por completo.

Así lo ha descubierto la NASA después de una serie de estudios e investigaciones relacionadas a la superficie de Fobos. Los surcos profundos que se encuentran por todo el terreno sobre la luna marciana han sido ocasionados por las fuerzas de marea que genera la atracción entre Marte y Fobos, y no por colisiones o choques con otros cuerpos u objetos del Sistema Solar, como se pensaba hasta ahora.

Advertisement

Básicamente, la distancia entre Marte y su luna más grande es muy poca (apenas unos 5.955 kilómetros) lo que ocasiona que año tras año Fobos se acerque unos dos metros al planeta rojo. Las fuerzas de atracción serán cada vez más grandes y llegará un momento en el que Fobos se desintegrará por completo.

Esto lo hará una vez alcance el llamado límite de Roche, que es la distancia mínima que puede soportar un objeto que orbita a un cuerpo de mayor tamaño sin desintegrarse debido a las fuerzas de marea que genera su “anfitrión”. Una vez se desintegre Fobos, Marte tendrá una especie de anillo al mejor estilo de Saturno, compuesto por los fragmentos del antiguo satélite natural, y que desaparecerán cuando todos estos restos se desintegren al caer y atravesar la atmósfera marciana.

Así, la luna más grande de Marte tiene sus días contados, aunque en 30 millones de años más puede vivir muchas cosas. [vía NASA]

Foto de portada: Phobos (NASA).

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)