Dos años atrás, la NASA lanzó una sonda hacia Marte para intentar dilucidar por qué había desaparecido —casi— toda el agua del planeta. Hoy el equipo de MAVEN (Mars Atmosphere and Volatile Evolution) nos desleva el secreto: fue el viento solar el que hizo desaparecer la gruesa atmósfera del Marte antiguo, y con ella los océanos.

Hace miles de millones de años, por Marte fluía abundante agua. Había lagos, ríos y océanos. El planeta tenía una temperatura agradable porque estaba cubierto por una gruesa atmósfera. El viento solar hizo adelgazar a la atmósfera. Sin el manto, desaparecieron los océanos y bajaron las temperaturas. Marte se convirtió en el desierto helado que conocemos.

Las mediciones de la sonda MAVEN indican que el efecto del sol hace desaparecer los gases atmosféricos de Marte a un ritmo de 100 gramos por segundo. Este ritmo se acelera durante las tormentas solares, como descubrió el robot con la actividad solar de marzo de 2015.

Advertisement

El viento solar (que está compuesto por protones y electrones) lleva un campo magnético que genera un campo eléctrico al atravesar a gran velocidad el planeta rojo. Esto provoca que los iones de la parte superior de la atmósfera de Marte se aceleren y salgan disparados hacia el espacio.

¿Puede pasar lo mismo en la Tierra? La respuesta de la NASA es que sí, pero nuestra querida magnetosfera hace un buen trabajo protegiéndonos. Marte perdió su escudo magnético hace miles de millones de años, cuando su núcleo de hierro fundido se congeló y dejó de moverse. [NASA]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)