Las redes WiFi de los hoteles suelen ser carísimas, pero el colmo es que ya intenten obligarnos a utilizarlas. La Comisión Federal de Comunicaciones estadounidense (FCC) acaba de decretar una sanción de 600.000 dólares contra la cadena de hoteles Marriot. ¿La razón? Marriot estaba bloqueando las redes WiFi personales de los móviles de sus clientes para vender su propia conexión.

Los hechos se remontan a 2013. Un huesped del hotel y centro de convenciones Gaylord Opryland, en Nashville, Estados Unidos, interpuso una queja ante la FCC porque creía que el hotel donde se alojaba estaba interfiriendo con sus intentos por crear una red WiFi personal compartiendo la conexión de su dispositivo móvil. Cuando la FCC investigó el caso, representantes de la cadena admitieron el uso de dispositivos para limitar la conexión en algunas zonas.

La práctica de Marriot, aparte de ser un truco muy sucio, ha resultado ilegal, ya que vulnera la sección 333 del Acta de Comunicaciones de 1934. La FCC ha aplicado mano dura. Si las personas quieren utilizar una tecnología de conexión que la FCC ha autorizado, una cadena de hoteles no puede interferir con ese derecho. La sentencia se ha saldado con una multa de 600.000 dólares y la prohibición expresa a Marriot de seguir utilizando sistemas que bloqueen las redes WiFi personales. [vía Federal Communications Commission]

Foto: maxel.org bajo licencia Creative Commons

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)