Reconstrucción moderna de un T-rex según las últimas evidencias fósiles. Ilustración: RJPalmerArt

Cuanto más avanzan las investigaciones de los paleontólogos, más indicios hay de que los feroces dinosaurios carnívoros como el Tyrannosaurus rex, en realidad eran más parecidos a gallinas gigantescas que a los lagartos bípedos que imagina el cine. El último de esos indicios tiene que ver con los sonidos que emitían.

Un nuevo estudio publicado en la revista Evolution explica que los grandes dinosaurios carnívoros no gruñían o rugían como leones abriendo la boca, sino que probablemente emitían sonidos no muy diferentes a los que hoy hacen las palomas. Sí, la famosa escena de Jurassic Park con los nietos de Hammond atrapados en el coche bajo la lluvia en la realidad hubiera terminado con el T-rex lanzando un poderoso: CLOOOO-CLOOOO-CLOOO y agitando con brío las plumas de sus alitas.

Las palomas o las avestruces emiten un tipo de llamada que se denomina arrullo, y lo hacen con el pico cerrado y llenando de aire un buche en el esófago. Investigadores de las universidades de Austin, Glendale, Newfoundland y Utah han estudiado la posible vocalización de los dinosaurios analizando cómo ha evolucionado la comunicación de 208 especies diferentes de aves de las que 58 utilizan este sistema de arrullo.

Reconstrucción de un dinosaurio adulto basada en el especímen AMNH 5027. Ilustración: Matt Martyniuk

La conclusión es que, aunque el sistema de vocalización ha pasado por hasta 16 cambios, en esencia se ha mantenido igual de los dinosaurios hasta las aves de hoy. De hecho, es probable que los grandes dinosaurios se valieran más de estos sonidos porque su descomunal tamaño les permitía llenar de aire con más facilidad el buche esofágico.

Advertisement

Advertisement

Volviendo a un terreno más cinematográfico, ¿cómo es probable que sonara un T-rex? Lo más parecido hoy en día es escuchar la llamada de alguno de los pájaros de mayor tamaño que emiten arrullos. La avestruz es un buen ejemplo. [University of Texas at Austin vía Gizmag]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.