Vote 2020 graphic
Everything you need to know about and expect during
the most important election of our lifetimes
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

La sirena antiaérea más potente del mundo se usó para avisar de ataques nucleares y te dejaba sordo a 60 metros

Una Sirena antiaérea Chrysler en el Walter P. Chrysler Museum de Michigan.
Una Sirena antiaérea Chrysler en el Walter P. Chrysler Museum de Michigan.
Foto: PBMI / CC BY 3.0 (Fair Use)

Para hablar de sirenas de alarma contra bombardeos solemos remontamos mentalmente a los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, pero ninguna de las sirenas de aquella funesta época se parece a la Chrysler Air Raid Siren, un monstruo fabricado en 1952 que ostenta el récord a la sirena más potente.

Advertisement

Corrían los tiempos de la guerra fría entre Estados Unidos y la URSS, y el gobierno estadounidense temía la posibilidad de un ataque nuclear. Para avisar a la población en caso de que llegara ese ataque, se ordenó la construcción de potentes sirenas que debían ser instaladas cerca de los grande núcleos de población.

Los primeros modelos de estas sirenas los activaba un operador humano, lo que limitaba mucho su efectividad y potencia. Chrysler y Bell colaboraron en la fabricación de un modelo de alta potencia que podía activarse de forma remota por teléfono. La primera versión se denominó Chrysler Bell Victory Siren, pero pronto pulieron el prototipo hasta desarrollar la Chrysler Air Raid Siren.

Advertisement

La participación de la empresa de automoción en el proyecto tenía una razón de ser: la sirena se alimentaba de un motor V8 de 180 caballos unida a un complejo sistema de compresores que expulsaba 73 metros cúbicos de aire por segundo. Si nos atenemos a la descripción del dispositivo que hacen en la página web de los Record Guinness, el caudal de aire que emitía era tan bestial que podía hacer que un pedacito de papel puesto inmediatamente delante de la sirena ardiera espontáneamente al encenderse esta.

La sirena se escuchaba perfectamente en un área de 41 kilómetros cuadrados, que es cuatro veces el alcance de las sirenas actuales que se utilizan para avisar de tornados o tsunamis. El problema era que estuvieras demasiado cerca. El volumen de sonido era de 138 decibelios a 30 metros de distancia, y podía perfectamente dejar sorda a una persona a una distancia de 60 metros. Eso complicaba un poco la elección de lugares en el que instalarla.

Advertisement

Pese a sus inconvenientes, La división de motores de Chrysler en Trenton llegó a fabricar 350 unidades de la Chrysler Air Raid Siren. A medida que la guerra fría se apagaba y los temores a un ataque nuclear se disipaban, las sirenas fueron quedando fuera de servicio y se desmantelaron. Para la década de los 70 ya habían desaparecido todas y solo un puñado se conservaron en museos. Vestigios de otra época en la que pensábamos que podíamos librarnos de los peligros metiéndonos bajo tierra al escuchar una sirena. [Jalopnik]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter