¿Puedes tararear alguna canción de Star Wars? Por supuesto que sí, y probablemente también tengas en la cabeza los temas de Star Trek, James Bond o Harry Potter. Ahora intenta hacer lo mismo con alguna canción del universo cinematográfico Marvel... Bienvenido a la paradoja de una de las sagas cinematográficas de mayor éxito y su particular uso de la música.

A menos que tengas una memoria especialmente buena para la música o hayas escuchado las bandas sonoras de Marvel unas cuantas veces, es probable que no seas capaz de recordar ninguna canción. Este genial vídeo de Every Frame a Painting explica cual es el problema. Marvel y Disney abusan de lo que en el argot cinematográfico se llama Temp Music o Temp Tracks (Música temporal, en español)

Advertisement

Una temp track es una canción genérica que el equipo de producción (normalmente el director) de una película usa durante la fase de edición para definir la atmósfera de una determinada escena, como el clásico violín sostenido en un momento dramático. Es un tipo de música que se emplea para subrayar lo que está ocurriendo en pantalla, pero apenas despierta, por sí sola, una respuesta emocional en el espectador. Puedes quitarla y la escena apenas se resentiría. Los compositores de renombre como Danny Elfman odian a muerte este tipo de solución porque le roba toda la importancia a la banda sonora. No faltan casos en los que el director le pide al compositor que imite la música temporal para la versión definitiva del film.

Para más inri, a menudo la música temporal proviene de la banda sonora de otras películas sobre las que el estudio conserva los derechos (o no). En los escasos momentos en los que la música sí que resulta memorable, Marvel se asegura de enterrarla debajo de otros sonidos.

Sponsored

¿Por qué ocurre todo esto? En esencia porque a menudo lo que Marvel (y otros estudios) buscan es evitar riesgos a toda costa, y qué mejor forma de evitar riesgos que usar una fórmula que ya se sabe que funciona una y otra vez. El resultado es como una hamburguesa en el McDonalds de turno: perfectamente predecible, pero que se olvida tan fácilmente como se consumió. El cine de superhéroes probablemente se merece algo mejor que eso. [Every Frame a Painting vía Boing Boing]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.